El doctor Alfonso Dueñas creó un tratamiento de bajo costo contra el cáncer cervicouterino. Ahora trabaja en uno para combatir tumores, pero podría frenarse por falta de recursos.

En México se dan 180 mil casos nuevos de cáncer y fallecen 75 mil personas al año, informó Alfonso Dueñas González, investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, quien trabaja en el desarrollo de una combinación de medicamentos para tratar esta enfermedad.

Dueñas ha dedicado más de 20 años de su vida a la investigación médica con el objetivo de crear fármacos de bajo costo. «Lo más grave es que son medicamentos muy costosos, y prácticamente inaccesibles a la población mundial», precisó Dueñas.

Al respecto, el académico universitario afirmó que este padecimiento representa un problema científico, pero también social y económico, donde debería existir un sistema de salud adecuado y efectivo para prevenirlo, detectarlo y tratarlo de forma oportuna y efectiva.

Las compañías farmacéuticas dedicadas a combatir el cáncer sintetizan las moléculas que combaten la enfermedad, las optimizan, las prueban en el laboratorio y finalmente en los pacientes. Sin embargo, con los años se ha demostrado que los beneficios de estos fármacos son limitados, explicó.

Ante este panorama, diversos investigadores, como el equipo de la UNAM, y organizaciones civiles a nivel mundial, buscan nuevas formas de crear medicamentos. Así, el académico de la UNAM desarrolla una forma llamada «reposicionamiento terapéutico», que consiste en estudiar medicamentos comercializados que perdieron la patente y que tienen efectos antitumorales.

«En este caso estudiamos seis medicinas, tres que inhiben el crecimiento del tumor y tres que evitan el catabolismo del paciente, manifestado como pérdida peso» indicó.

De acuerdo con Dueñas González, los tumores malignos poseen características que los hacen diferentes al resto de los tejidos del cuerpo. Por ejemplo, necesitan gran cantidad de nutrientes para generar energía y síntesis de moléculas necesarias para el crecimiento tumoral. Así, consumen bastante glucosa, ácidos grasos y proteínas, en especial, un aminoácido llamado glutamina.

En este proceso, llamado anabolismo (síntesis), el tumor requiere de más nutrientes por lo que libera sustancias para «sustraerlos», principalmente, del hígado, grasa y músculo, lo que ocasiona pérdida de peso del paciente (catabolismo o destrucción), esto se conoce como caquexia tumoral.

La investigación se encuentra en etapa preclínica, es decir, ya se ha demostrado su eficacia en el laboratorio y en animales de experimentación.

«Encontramos que la administración de esos medicamentos es efectiva para reducir y eliminar los tumores, donde además los animales no perdieron peso. Es decir, realizamos las dos funciones: inhibir el tumor e impedir que el huésped se deteriore».

Este tratamiento, administrado junto con cualquier otro medicamento contra el cáncer, podría mejorar los resultados porque el paciente estaría en mejores condiciones generales y podría mejorar el sistema inmune, además, es de bajo costo.

«A pesar de que sería accesible para toda la población por sus precios bajos, existen muchas barreras regulatorias que dificultan o impiden que en México se desarrollen nuevas medicinas no sólo contra el cáncer, sino para cualquier enfermedad», explicó el investigador.

Con este método creó Transkrip, «un tratamiento contra el cáncer cervicouterino avanzado, que en la práctica resultó ser eficaz también para combatir la preleucemia y el linfoma cutáneo», explicó Dueñas.

Este medicamento fue aprobado por la para su comercialización en 2010, siendo el único de patente mexicana en el mercado. El precio de un tratamiento de Transkrip ronda entre los 70 y 80 mil pesos mensuales.

Fuente: www.eluniversal.com.mx

Comentarios