Si quieres prevenir molestias en la garganta, piel y ojos por la contaminación, aquí te damos seis recomendaciones para cuidar tu salud durante la contingencia ambiental.

Piel

Las partículas contaminantes tienen contacto con tu piel, por lo que podrías experimentar resequedad, irritación o enrojecimiento. Para evitar que esto suceda, procura bañarte dos veces al día y utiliza jabón neutro para el cuerpo. Para el rostro, lo más recomendable es algún jabón dermatológico que logre sacar las impurezas o alguno diseñado específicamente para limpiar tu piel sin irritarla o secarla. Además, procura exfoliar tu piel cada tercer día para remover cualquier impureza en los poros.

Ojos

Uno de los efectos más comunes de la contaminación es las irritación de los ojos, que puede quedar sólo en enrojecimiento o provocar lagrimeo y hasta infecciones y conjuntivits. Para cuidar tus ojos durante estos días, puedes utilizar las gotas lubricantes o hidratantes que te recomiende tu oftalmólogo. Además, cada que salgas a la calle, utiliza lentes oscuros.

Vías respiratorias

Cada que hay niveles altos de contaminación, lo primero que se debe evitar es realizar actividades físicas al aire libre. Pero si eres de los que debe estar en el exterior durante el día, utilizas la bicicleta como medio de transporte o simplemente no puedes dejar de salir a correr, entonces haz lo siguiente. Utiliza un cubrebocas cada que estés en el exterior y si vas a andar en bicicleta o vas a hacer algún tipo de actividad física y no quieres esta opción, puedes utilizar un pañuelo ligeramente húmedo para dificultar la entrada de las partículas a tu sistema respiratorio. También es recomendable conseguir un purificador de aire o ionizador. Estos sistemas de ventilación portátiles limpian el aire que se respira a través de aspas. Estos aparatos se pueden conseguir en farmacias o tiendas departamentales y tienen un costo aproximado de mil 900 pesos.

Cabello

Procura lavarlo cada dos o tres días para mantener sus aceites naturales, que funcionan como una barrera contra los agentes contaminantes. Para mejores resultados utiliza shampoos libres de sulfato. Aplica mascarillas hidratantes para que no luzca seco, pues al igual que la piel, la contaminación le impide regularse naturalmente. Aplica aceite de coco de la mitad de tu cabello a las puntas o unas gotitas de aceite de argán. Si estás en exteriores, lo mejor es que utilices un sombrero o una gorra, o puedes optar por algo con más estilo y usar un turbante.

Hidratación

El no tomar la suficiente agua, sobre todo en esta temporada de contaminación y calor, puede traer afectaciones al cuerpo. Para mantenerte hidratado, es necesario que tomes más de litro y medio de agua (aquí te decimos lo que hace el calor en tu cuerpo y cómo mantenerte refrescado). Esto es importante porque además de ayudarte a combatir el calor, te ayudará a evitar que tu piel se reseque. Además de tomar agua, utiliza cremas hidratantes de textura pesada con protector solar y que vayan de acuerdo con tu tipo de piel (grasa, mixta o seca). También puedes agregar a tu rutina diaria un spray facial para mantener hidratada y fresca tu piel del rostro y evitar que se acumulen los contaminantes.

Fuente: www.milenio.com

Comentarios