Todos sabemos que por lo general las heridas menores se acaban curando «solas» y que no requieren de ningún tipo de tratamiento especial, pero aquellas que tienen un carácter grave requieren asistencia y tratamientos específicos como los puntos de sutura, ya que de lo contrario no llegarían a sanar nunca.

Investigadores del Instituto de Tecnología Technion-Israel han desarrollado un pegamento médico para ayudar a sanar heridas graves.

Éste es un método «dos en uno»: sutura y sella la herida, además de que funciona para lesiones externas e internas.

Todo tipo de pegamentos médicos ya se están utilizando en dermatología, cirugía y otras áreas. Sin embargo, están limitados por sus propiedades mecánicas y toxicidad.

Debido a ello, sólo pueden utilizarse en la superficie de la piel. Además, el endurecimiento del pegamento puede hacer que el órgano sea menos flexible o que la adhesión no sea lo suficientemente fuerte.

Por otro lado, los pegamentos para heridas internas pueden ser dolorosos, dejan cicatrices, requieren una gran habilidad del médico y —a veces— deben retirarse después de que los tejidos se curan. Las suturas en el intestino, los pulmones o los vasos sanguíneos a menudo tienen fugas y —por lo tanto— requieren un sellador.

Por las limitaciones de los productos existentes, los investigadores israelíes buscaron la manera de desarrollar un pegamento adecuado para diferentes tejidos, no tóxico y flexible después del endurecimiento. Dicho pegamento también tendría que descomponerse en el cuerpo después de que el tejido se fusione.

Así, crearon un adhesivo muy fuerte y no tóxico que permanece flexible incluso después de la solidificación.

El proceso para aplicarlo conlleva una sencilla acción:

    • Calentar hasta derretir el pegamento, con una pistola (parecida a las de silicona), a una temperatura apenas mayor a la del cuerpo para no causar quemaduras.
    • Accionar la pistola y colocar el pegamento sobre el tejido dañado.
    • Después de aplicar el pegamento, éste se endurece rápidamente. Luego de unas pocas semanas se descompone.

También es adecuado para su uso en tejidos dentro del cuerpo, y es cuatro veces más resistente que los adhesivos existentes utilizados para este propósito.

El uso del polímero para fines médicos fue aprobado previamente por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Este nuevo concepto conducirá al desarrollo de dispositivos que reducirán el uso de puntos de sutura, grapas y alfileres, acelerarán el proceso de curación y reducirán las cicatrices.

Fuente: www.muyinteresante.com.mx

Comentarios