La Organización Mundial de la Salud (OMSy diversas instituciones alrededor del mundo han enfatizado que una de las medidas más eficaces en ante la pandemia provocada por la COVID-19 es el lavado de manos con agua y jabón.

De acuerdo con una publicación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la buena higiene en las manos combinada con el distanciamiento social es una de las estrategias más efectivas para contener el contagio y propagación del coronavirus.

¿Por qué el jabón evita la transmisión del coronavirus?

Los virus como el de la COVID-19, tienen una capa de proteína y grasa a su alrededor, que les permite adherirse mejor a la piel humana, logrando mantenerse ahí aunque las personas se enjuaguen las manos con agua
El jabón es capaz de desintegrar esa capa de grasa que cubre al coronavirus, debido a que está conformado por dos moléculas: una que reacciona al agua y otra a la grasa.

Cuando una persona se lava las manos, el jabón deshace la capa de grasa del virus haciendo que se desprenda de la piel, y al enjuagar con agua, ésta quita los residuos que existan, los cuales terminan en el drenaje.

Un buen lavado de manos evita el contagio de la COVID-19 porque garantiza la limpieza de las extremidades con las que constantemente se toca la cara o la boca.

20 segundos para un buen lavado de manos

Sin embargo, para que la higiene de las manos sea eficiente, esta necesita realizarse de forma constante y por al menos 20 segundos por cada vez. Ya que éste es el tiempo que tarda el jabón en desintegrar la capa de grasa alrededor del coronavirus, por lo que al tallarse menos tiempo no se garantiza el mismo resultado.

Por otro lado, si las personas sólo enjuagan sus manos con agua, los virus pueden mantenerse en la piel gracias a su capa de grasa. De manera muy similar a como una gota de aceite puede mantenerse aislada en un vaso de agua.

Especialistas de la UNAM señalan que no lavarse las manos puede provocar no sólo el contagio de la COVID-19, sino de muchas otras enfermedades como las gastrointestinales, respiratorias, hepatitis A, conjuntivitis o incluso enfermedades de la piel.

«Si traemos virus o bacterias en las manos, podemos ser un medio de contagio o contagiarnos de alguno de estos gérmenes”. Daniel Pahua Díaz, Facultad de Medicina UNAM.

Fuente: www.unotv.com

Comentarios