Tu piel y el cigarro

Fumar ocasiona una piel opaca, propicia la acumulación de manchas y disminuye la capacidad de estiramiento y recuperación del órgano más grande que tenemos. Además de afectar la función pulmonar y cardiovascular, otro de los efectos secundarios negativos que produce el hábito del tabaco es la disminución de la circulación a todos los tejidos. Por ello, nuestra piel también resulta afectada por el cigarro, ya que disminuye el aporte vascular.

Hiperhidrosis o exceso de sudoración

La transpiración es un fenómeno natural coordinado por el cerebro (sistema nervioso), el cual envía un mensaje a las partes del cuerpo (glándulas) a través de los nervios para generar o no el sudor. La sudoración es un mecanismo que permite a nuestro organismo adaptarse a los cambios ambientales de temperatura. También es una respuesta a un ejercicio físico o una situación de estrés, de excitación o de miedo.

Acné, factor que puede frenar oportunidades laborales

Un estudio realizado por la Fundación Mexicana para la Dermatología, A. C. reveló que el 52 por ciento de las personas encuestadas manifestó que padecer acné afectaría su relación con los demás. Además, poco más de la mitad consideró que tenerlo u observar cicatrices de éste, puede ser un factor que les niegue oportunidades de desarrollo profesional o laboral.

¡Cuidado! ¿Sabes lo que te están inyectando?

Aceites vegetales, comestibles, minerales, de coche; además de grasa animal, silicón líquido, entre otras, son sustancias que inyectan muchos charlatanes para moldear la figura, pero sólo ponen en riesgo tu salud. Dentro de los efectos que producen estos “pseudo-tratamientos” están la aparición de discromía, hiper o hipocromía (aumento o disminución del color de la piel, respectivamente).

Las famosas “patas de gallo”

Las patas de gallo son arrugas que se forman en el contorno externo de los ojos al gesticular; generalmente, al reír. Se acentúan debido a la exposición solar y al envejecimiento. Hoy, existen numerosos tratamientos para combatir las patas de gallo. Entre los no invasivos, está la aplicación de toxina botulínica. El efecto se produce de dos a cinco días posteriores a la aplicación y dura entre cuatro y seis meses, y se recomienda ponerla dos o tres veces por año. El objetivo de este procedimiento es dejarle al paciente una cara más fresca y joven, pero que se vea natural.

Cuidados generales de la piel sana

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano. Cubre todos los tejidos y vísceras de sostén (huesos y músculos); además, es nuestra tarjeta de presentación, nos sirve de protección, evita infecciones, controla la temperatura, es el órgano del tacto y secreta grasa y sudor. Lo recomendable para su cuidado diario es un baño breve con agua tibia, no tallarla; usar jabón suave (neutro), crema humectante blanca y sin perfume, filtro solar y evitar el sol (fotoprotección).