Foto: Leon Neal/Getty Images

A lo mejor en tu próxima prueba de coronavirus en aeropuertos sea uno de los perros olfateadores pueden detectar COVID-19 y ayudar a detener la propagación del virus en centros de alto riesgo.

“Freya” es una cocker spaniel que forma parte de un escuadrón de agentes entrenados para frenar la pandemia por coronavirus. Junto con sus compañeros, han logrado un método altamente efectivo para saber si una persona está contagiada de coronavirus. El caso de éxito ha recorrido el mundo: resulta ser que los perros entrenados son altamente eficaces para detectar el virus, incluso en personas asintomáticas.

Las pruebas no sólo se reducen al coronavirus. Originalmente, los perros olfateadores se entrenaron para identificar la malaria y realizar otras detecciones médicas. En la imagen, Freya logró con éxito detectar la muestra que se le presentó, en el marco del estudio conducido por Medical Detection Dogs, en marzo de 2020.

En conjunto con la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, la organización trabajó para comprobar que estos animales de compañía pueden aprender en seis semanas a proporcionar un diagnóstico rápido y acertado sobre diversos tipos de infecciones. El caso del COVID-19, por la coyuntura global, ha sido el más sonado hasta ahora.

La metodología es sencilla: cuando se toma la muestra de sudor de un paciente (presente en su cubrebocas, ropa o artículos personales), se da a oler a los perros COVID-19. Si logra identificar correctamente el virus, se le da su juguete favorito o algún refuerzo positivo para premiar la respuesta acertada. Se planea implementar la estrategia de detección en hospitales, aeropuertos e instalaciones de cuarentena.

“La clave es que los perros son significativamente más rápidos que otras pruebas, destacó el coautor del estudio, James Logan. De esta manera, se puede tener un primer filtro para las personas infectadas y se reduce la probabilidad de falsos positivos en los centros de mayor riesgo de propagación.

En la actualidad, la organización está trabajando para entrenar a miles de perros más que ayuden a combatir la crisis sanitaria global. Los esfuerzos se han imitado en otras partes del mundo. En Australia, por ejemplo, investigadores de la Universidad de Adelaide se sumaron a este esfuerzo internacional.

Fuente: https://www.muyinteresante.com.mx

Comentarios