Entrevista al Dr. Dagoberto Cortés, Director del Laboratorio Hormona. Presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM) 

¿Por qué cambia el nombre de los medicamentos genéricos intercambiables GI a ahora nada más GENÉRICOS?

Este es un proceso de transición, el apellido de “intercambiable” quería decir que estaba avalado por pruebas de bioequivalencia, y por lo tanto, calidad comprobada.

Hoy día, el cambio es que la autoridad, para poder otorgar un registro sanitario o una prórroga de registro sanitario, obliga a todas las empresas a que no solamente cumplan con el número de documentos que se les exige, sino que ahora todos los productos requieren pasar pruebas de bioequivalencia, de acuerdo con las modificaciones al artículo 376 de la Ley General de Salud. Este proceso debe realizarse no importando si se van a comercializar con una marca o sólo con el nombre de la sal (genérico).

Al final de cuentas, cuando termine este proceso de revisión por parte de la autoridad, que se calcula que será a partir de junio de 2011, todos los productos que no pasen las pruebas o que no las hayan realizado van a desaparecer del mercado, quedando sólo los que hayan comprobado que son de calidad.

¿Qué pasará con las cajitas de los medicamentos que tienen el logosímbolo GI?

Se dará un periodo, como normalmente sucede cuando hay un cambio o una modificación, de 120 o 180 días para que las empresas agoten las existencias de todas las cajitas que tienen el logosímbolo de GI. La Cofepris, a través del Diario Oficial o de una publicación en su página web, dará a conocer la fecha exacta a partir de la cual ya no se podrán tener estos productos en los anaqueles de las farmacias, entonces ya se uniformará absolutamente todo.

¿Por qué ahora se le quita el apellido de intercambiable? Porque como nada más hay dos tipos de medicamentos oficialmente hablando, los productos innovadores, o sea los que están cubiertos por una patente y que nadie los puede vender más que el dueño de la patente y todos los demás que son genéricos. Nada más hay dos.

¿Cómo podremos especificar en la farmacia que queremos un producto GENÉRICO? 

Con decir que quieres un medicamento genérico va a ser suficiente, porque éstos ya por definición han cumplido con sus pruebas de bioequivalencia. Si nosotros vamos a Brasil, Colombia, Chile o a Estados Unidos, allá no hay genéricos intercambiables, todos son genéricos, ¿por qué?, porque ellos este proceso ya lo pasaron, todos los genéricos son intercambiables, absolutamente todos.

¿Los médicos tienen ya la cultura para prescribir un GENÉRICO o todavía no?

A pesar de que son ya 10 años del programa de promoción de los genéricos, de las ventajas y beneficios de su uso, desgraciadamente nunca fueron los suficientemente contundentes para que los médicos pudieran prescribir un medicamento genérico con toda confianza.

Por el hecho de que en una farmacia pudiéramos encontrar genéricos con y sin pruebas de bioequivalencia, como había antes, era normal que hubiera un alto grado de incertidumbre por parte de los médicos. Nadie le aseguraba que le iban a dar un GI o le iban a dar uno que no tuviera pruebas, y entonces resulta que la salud del paciente quedaba en manos del dependiente de la farmacia, no del médico.

Es por eso que los médicos, con cierta razón, tenían renuencia a la prescripción de genéricos. Con esta medida de que ahora todos van a tener pruebas de bioequivalencia, nosotros estamos seguros que cambiará sustancialmente la manera de pensar de los médicos.

No podemos soslayar la importancia de que el 62% de la población que acude a los servicios de salud del Estado reciben medicamentos genéricos. Entonces el gobierno es el primer interesado en darle a conocer a la gente que ahora los genéricos que reciben por atenderse en estas instituciones, todos son genéricos intercambiables, ya por definición, y que podrán tener mayor confianza y mayor apego a su tratamiento.

El médico es el responsable de la salud del paciente siempre y cuando el paciente se apegue a lo que el médico prescribe. Sin embargo, hoy, el propio artículo 31 del Reglamento de Insumos para la Salud establece claramente la posibilidad de que haya prescripción con marca y sin marca, dice claramente que una receta de entrada debe de llevar el nombre genérico y si el médico lo desea, puede llevar el nombre de una marca, dependiendo de las posibilidades y la condición económica del paciente.

Si tanto los médicos como los pacientes están al tanto de esto, entonces todos saldremos beneficiados, pues todos tendremos la oportunidad de pagar un medicamento de acuerdo con nuestras condiciones económicas.

Comentarios

comentarios