El trabajo y la dieta no siempre combinan bien, entre el poco tiempo que tienes para comer, la comida chatarra que puedes conseguir de manera sencilla y la poca flexibilidad que tienes para conseguir comida sana en el trabajo, seguir un régimen alimenticio es de lo más difícil.

Pero recuerda, en el trabajo pasas muchas horas, después de la casa es en el lugar donde estamos más tiempo, por eso lo mejor es seguir la dieta en este lugar, sino nunca la lograremos. Aquí te damos algunos tips para facilitarlo:

  • No la llames dieta. Muchas veces decirle por este nombre nos desilusiona ya que lo podemos relacionar con restricción y monotonía, aunque no lo hagamos de manera consciente, por eso mejor cámbiale el nombre a alimentación sana u otro que se te ocurra. Aunque parezca falso, funciona.
  • Lleva tu comida preparada desde casa. Por más que intentes buscar un lugar sano por tu trabajo, entre los horarios y las responsabilidades, a veces es imposible ir. Mejor prepara tu comida en tu casa desde un día antes, así será sana y estará disponible en el momento que la necesites.
  • Come snaks sanos. Si lo haces, ya no sentirás la culpa de estar picando entre comidas, sólo será una manera de estar aún más sano.
  • Ajusta tus raciones a tu tiempo libre. Es muy importante que no te atragantes, porque la digestión no se hace correctamente, entonces ajusta las raciones de tu comida al tiempo que tengas para consumirlas.
  • No seas tan rígida. Sí se necesita ser disciplinado para lograrlo, pero cuando se exagera, nos hartamos de la dieta y la dejamos. En cambio, si nos damos nuestros pequeños placeres, es mucho más sencillo seguir la dieta.

No te desiluciones, seguir tu dieta o alimentación sana, es posible si seguimos estos tips.

Fuente: IMujer

Comentarios

comentarios