Resulta que Instagram podría ser bueno para algo más que selfies y buena comida. La gente está recurriendo a la plataforma de intercambio de fotos para abrirse sobre su lucha con la inseguridad y la depresión – y en realidad están encontrando consuelo en la aplicación, según un nuevo estudio de la Universidad de Drexel.

El estudio se llevó a cabo en febrero de 2017, y los investigadores estudiaron las respuestas de casi 800 posts de Instagram marcados con #depresión de un grupo de 90,000 posteos de 24,920 usuarios únicos en el lapso de un mes.

¿Los resultados? La plataforma en línea se utiliza ampliamente para las conversaciones relacionadas con la salud y en realidad puede ser un recurso útil para aquellos que buscan apoyo de salud mental.

Publicar fotos en Instagram puede ser más fácil para las personas que luchan por poner sus sentimientos en palabras, y ven la plataforma como un lugar seguro donde son parte de una comunidad.

Pero para su sorpresa, los investigadores encontraron que los comentarios positivos superaron con por mucho los negativos. Los comentarios positivos incluyeron expresiones como “eres fuerte y hermosa”, según el coautor del estudio Nazanin Andalibi.

Parece que Instagram está a favor con este enfoque. En otoño de 2016, la plataforma salió con su propia herramienta de prevención del suicidio que permite a los usuarios notificar una emergencia cuando creen que alguien podría estar en problemas graves. Los operadores son capaces de proporcionar ayuda mediante mensajería directa con el usuario en problemas o con sus amigos.

Comentarios

comentarios