Cuando necesitas curar algún dolor muscular o relajarte para dormir y descansar al 100%, un masaje es una súper opción para mejorar tu vida.

Acostarse y relajarse mientras otra persona desvanece tus preocupaciones parece ser la manera ideal para dejar ir el estrés— hasta que te das cuenta que nunca te han dado un masaje y no sabes exactamente cuáles son las reglas.

¿Qué tipo de ropa interior tengo que llevar puesta? ¿Qué tipo de masaje es mejor para mi? ¿Cuándo tengo que dejar de propina? — Ese tipo de preguntas que te estresan más en lugar de relajarte.

Por eso aquí te aclaramos todas las dudas que tengas y puedas disfrutar con plenitud esta experiencia tan deliciosa y adictiva.

1. No uses calzones de abuelita.

O también puedes ir sin ropa interior al puro estilo Britney Spears. “Vas a estar cubierta con una toalla, excepto la zona donde sea el masaje, entonces la ropa interior es opcional”, explica Michelle Trigona-Gaine, masajista y terapista certificada.

En algunos lugares te ofrecen ropa interior desechable para evitar manchas de aceite en tu ropa.

Si el masaje es completo, te recomiendan llevar tanga, para que te den masaje en los glúteos también.

En cuanto al brassiere, considera no llevar para que no estorbe cuando te masajeen la espalda. Que no te de pena, los masajistas han visto miles de cuerpos desnudos y ya están acostumbrados.

2. La propina rara vez viene incluida.

“En los restaurantes la regla del servicio es de 15% a 20% de propina”, explica Waluga, que aunque la propina es opcional, al final del día el trabajo físico que hacen por ti merece de cierta compensación.

3. Escoge a la masajista correcta.

No importa qué tipo de masaje quieres, es mejor que te lo haga alguien que tenga licencia como masajista. Investiga que el lugar donde te vayas a hacer el masaje cuente con gente profesional.

4. No comas tanto antes de ir.

Toda la presión que se hará a tu cuerpo, puede ayudar a la digestión, lo cual causará gases. Un snack pequeño está bien, pero no comas una comida completa al menos que falte más de una hora para el masaje.

De esta manera tu cuerpo tiene tiempo para digerir la comida. Lo mismo pasa con los líquidos.

5. Usa palabras.

Habla si tu masajista está aplicando demasiada presión o no es suficiente. Siempre debes de hablar cuando algo no se siente bien, y un profesional debe de preguntarte si la presión está bien y si estás cómoda durante la sesión.

6. Haz lo siguiente antes de acudir a tu cita.

Báñate y asegúrate de ir limpia antes de que te den tu masaje, asegúrate de tener dinero para la propina y pregunta si tienes que llegar antes para llenar algún papeleo.

Después de cubrir todo esto, no tendrás de que preocuparte.

 

Comentarios

comentarios