Por más extraño que suene, lo que ocurre en tu vida puede estar relacionado con tu sistema inmune y ciertas enfermedades. Pero si eres consciente de tus pensamientos, acciones y sentimientos, tendrás más armas para afrontar los malestares. Para tratarlos de raíz, revisa esta lista con los problemas más frecuentes y sus posibles causas emocionales:


TORTÍCOLIS

El cuello tiene que ver con tu capacidad de ser flexible en tu manera de pensar. Según Jacques Martel, autor de El gran diccionario de las dolencias y enfermedades, se relaciona con el poder de ver desde distintos lados las situaciones de la vida; por eso, los dolores en esta zona aparecen cuando una persona es obstinada, le cuesta aceptar los puntos de vista diferentes o bien, se ha aferrado a un concepto.


TIP
: Si tienes este problema, procura ser más tolerante, empática y esfuérzate por dejar de criticar otras formas de ver la vida.
MIGRAÑA

A la cabeza se le conoce como el centro de la comunicación y la raíz de los sentimientos. Si te duele a menudo, es posible que te cueste expresar lo que sientes. El acupunturista Gabriel Muñoz dice que también puede ocurrir cuando hay negación de pensamientos y obsesiones por lo que nos espera en el futuro.
TIP: Empieza por hacer consciencia de lo que quieres decir e intenta expresar tanto amor como inconformidad a los que te rodean. En medio de una crisis, aplícate en la frente compresas frías de salvia y relájate en un ambiente libre de ruido y luz.

DOLOR DE ESPALDA

De acuerdo con el libro La conexión cuerpo mente, de Debbie Shapiro, en esta área del cuerpo se acumulan los sentimientos que queremos evadir y ocultar a los demás. La columna representa el sustento del cuerpo y, por lo tanto, de la vida.
TIP: Libérate de las cargas innecesarias y de las culpas. Si sueles posponer las cosas, intenta afrontar lo antes posible los inconvenientes que se te presenten.

ALERGIAS

De acuerdo con el libro de Shapiro, están relacionadas con el miedo a perder algo o la frustración ante una cosa o persona. Por eso, ante determinadas situaciones, tu sistema inmunológico se siente atacado.
TIP: Trata de buscar en tu interior qué es lo que te causa irritación. Pero en lugar de reprimir las emociones, úsalas para hacer cosas productivas o creativas. Así descubrirás realmente qué es lo que te causa esa reacción alérgica.
GRIPA

De acuerdo con Muñoz, la emoción que la genera es la ira o la inconformidad hacia algo o alguien. Explica que a veces el resfriado nos obliga a apartarnos de la gente o de ciertas situaciones como un mecanismo de defensa para eliminar el problema.
TIP: Primero que nada, descansa y escucha lo que tu cuerpo te pide. Cuando te sientas con más fuerza, analiza los problemas que se te han presentado últimamente e intenta afrontarlos cuanto antes.

Comentarios

comentarios