¿Alguna vez has escuchado que alguien es hipocondriaco? Bueno, si no sabes qué es, aquí te lo explicamos. Y si sí sabes, te damos un poco mas de información de esta condición.

La hipocondría se caracteriza porque la persona que la padece tiene una gran preocupación de adquirir enfermedades graves o cree que ya las tiene. Llega esta conclusión a través de una interpretación personal de signos en su cuerpo, pueden ir desde un dolor de cabeza o un lunar, hasta pequeñas heridas o los latidos de su corazón.

Aunque no se tiene una razón clara de porqué la gente se vuelve hipocondriaca, sí se sabe que esto normalmente afecta a toda la familia. De hecho, está muy relacionado con los temas que se discuten de manera diaria en casa, las personas que tienen la afección hablan a diario sobre enfermedades.

Otra razón por la cual se puede tener hipocondría es por un padecimiento previo que haya sido muy doloroso, el paciente asocia la enfermedad con una experiencia traumática y tiene miedo de volver a sentirlo.

Aunque este padecimiento puede aparecer en niños, es más común que lo tengan personas de 30 a 50 años. La característica principal de la gente que lo padece es que tienen miedo desmedido a la muerto, el sufrimiento, el dolor, la debilidad y a depender de otros.

Para reconocer si tú o alguien a tu alrededor tiene hipocondría se debe de ver su forma de ser, ya que las personas que la padecen son depresivas e inseguras de sí mismas, utilizan la enfermedad como excusa para llamar la atención de los demás y su vida puede girar en torno a los males que cree padecer.

Los hipocondriacos pueden actuar de dos formas: la primera es que el hipocondriaco se niegue a ir al médico, por el miedo de que le digan que la enfermedad que padecen es real; la segunda forma es que visita al médico de manera continua, ya que siente un alivio momentáneo cuando se entera que no tienen nada, pero la angustia regresa al poco tiempo, por lo cual tiene que regresar.

Esta afección es en la mente, por lo cual el tratamiento debe de ser psicológico, la persona debe de perder la angustia y el miedo a la enfermedad, para que de esa forma pueda volver a tener una vida normal.

Fuente: Psicoterapeutas.com, CCM

Comentarios

comentarios