Fuente: En familia

El pie plano es la disminución o ausencia del arco del pie que existe entre el talón y el primer dedo. Esto es más frecuente entre niños de tres a cinco años con un 42% de los niños, la razón es que los tejidos son más blandos y laxos en esta edad, permitiendo que se estire más e impidiendo que se pueda conservar la alineación normal de las articulaciones al estar de pie. El porcentaje de personas con pie plano desciende hasta un 6% en adolescentes.

El pie plano en muchas ocasiones no representa ningún problema por lo cual no se tiene que tratar. Es más común que los hijos de los padres que lo padezcan, también lo padecerán.

El arco plantar se forma en los primeros seis años de vida de un niño, pero puede ser posible que su desarrollo siga hasta los 10 años. Un bebé cuando se pone de pie por primera vez no tiene el arco del pie, se va formando con la edad.

Normalmente este padecimiento se observa en las consultas pediátricas, el doctor le pide al niño caminar para si nota que lo hace de una forma anormal, pero si el niño se queja de dolor en los pies, es importante ir al médico.

Existen dos formas de pie plano: el pie plano flexible y el pie plano rígido. El flexible es el más común. Se puede comprobar al ponerse de puntillas, ya que se presenta un arco que parado normal no se veía y cambia la posición del talón. Puede llegar a estar relacionado con la laxitud existente en manos y articulaciones. Dentro de este tipo hay dos divisiones: aquella con tendón de Aquiles corto, que es más doloroso que aquellos que no lo tienen y necesitan realizar fisioterapia de estiramiento.

El pie plano rígido no cambia al ponerse de puntillas, es asociado a mayor frecuencia del dolor y limitación de movimiento, este tipo de pie plano precisa tratamiento. Está presente en el 3% de la población y la causa más común es la formación de puentes entre los huesos existentes entre los talones.

La manera de tratar el pie plan ha cambiado a lo largo del tiempo, antes se mandaba calzado ortopédico y plantillas pero hoy en día, con mayor conocimiento se ha visto que con la evolución natural del pie no es necesario.

Cuando se tiene el pie plano hay que ver qué tipo es para saber qué tratamiento se requiere. Si no hay síntomas no precisa ningún tratamiento. Recordando que los pies planos se desarrollan hasta los diez años, muchas veces el pie plano en adultos ya no presenta molestias ni limitaciones.

Cuando existe un tendón de Aquiles corto se necesitará fisioterapia de estiramiento y seguimiento. También se puede llegar a prescribir plantillas blandas para corregir la posición del talón y levantar el arco.

Puede llegar a haber cirugías correctivas, pero esto sólo en casos donde el tratamiento tradicional no funcionó y es normalmente para corregir deformaciones.

Comentarios

comentarios