La fecha de caducidad o de vencimiento de un medicamento se refiere al día que precisa el momento límite supuesto en que el producto aún se ajusta a sus especificaciones, siempre y cuando se haya almacenado correctamente. Es importante mencionar que las fechas de caducidad son tomadas con base en estudios cinéticos y predictivos de estabilidad realizados a los componentes de los medicamentos en los que se obtiene el tiempo en el que los activos comienzan a perder sus propiedades.

En México, la Secretaría de Salud es la encargada de establecer los lineamientos para aplicar las fechas de caducidad mediante pruebas de estabilidad que demuestren la potencia e integridad de un medicamento. Los laboratorios farmacéuticos fabricantes son los encargados de poner la fecha de vencimiento en cada uno de sus productos.

Cabe mencionar que la estabilidad de un medicamento se define como su capacidad para conservar sus propiedades químicas, físicas, microbiológicas y biofarmacéuticas dentro de límites especificados.

¿Cómo se puede alterar la fecha de caducidad?

Múltiples y diversos factores pueden incidir en la estabilidad de un medicamento, afectando su fecha de caducidad, por ejemplo, la interacción potencial entre los principios activos y excipientes, el proceso de elaboración, la forma de dosificación, el sistema de envases, revestimiento y cierre, la condiciones ambientales durante el transporte, almacenamiento y manipulación, y el tiempo transcurrido desde la elaboración hasta el uso del producto. Aunque es importante saber que la temperatura es el factor que más influye.

Las propiedades de los medicamentos que pueden alterarse cuando caducan son:

Químicas: Cada ingrediente activo puede variar su integridad química y la potencia declarada.

Físicas: Apariencia, uniformidad, disolución, color, etc.

Microbiológicas: Puede afectarse la esterilidad o la resistencia al crecimiento bacteriano.

Terapéuticas: Pueden modificarse los efectos terapéuticos.

Toxicológicas: Pueden ocurrir cambios en la toxicidad por formación de productos tóxicos.

¿Cómo reconocer medicamentos caducos?

• Por la fecha de caducidad inscrita en la caja del medicamento.

• Por cambios en el olor.

• Por cambios de color o aparición de manchas.

• Por fraccionamiento o resecamiento de tabletas.

• Por humedecimiento, sobre todo en cápsulas.

MITOS Y REALIDADES

Mito: El medicamento con menor caducidad no tiene la misma acción terapéutica que uno con mayor fecha.

Realidad: En un correcto almacenamiento y temperatura, el medicamento tiene la misma acción terapéutica hasta la fecha límite indicada.

 

Mito: La Secretaría de Salud prohíbe tener medicamentos con fecha de caducidad corta en el anaquel.

Realidad: No existe en la Ley General de Salud algún artículo que indique un mínimo de meses de caducidad. Pero la fecha de caducidad no debe exceder a los cinco años de la fecha de fabricación.

 

Mito: La política de Calidad impide tener productos de menos de 1 año de caducidad, porque ponen en riesgo al paciente.

Realidad: Los medicamentos están indicados para tratar un padecimiento a corto plazo, por lo que manejar producto con una cercanía a la fecha límite, no pone en riesgo la acción terapéutica, ni la seguridad del paciente.

 

Mito: Es mejor que el estante con medicamentos se coloque en el baño o la cocina, donde puedan estar lejos del alcance de los niños.

Realidad: Si bien, es importante que los pequeños no estén al alcance de los medicamentos, éstos se deben guardar en lugares secos y que no tengan cambios bruscos de temperatura, además de que no deben estar expuestos a cualquier fuente de luz directa o calor.

Comentarios

comentarios