Lo primero que deben hacer los padres cuando un hijo sufre algún accidente o lesión es tranquilizarse y evaluar la situación con claridad, en esta ocasión te diremos cómo tratar las hemorragias nasales, para cuando tengas un caso de emergencia, sepas las medidas y acciones que debes tomar.

Hay diversas causas por las que un pequeño tiene una hemorragia nasal, la más frecuente es por introducir los dedos o cuerpos extraños en la nariz.

En la lactancia, es raro que sangre la nariz, pero durante la infancia pueden ser episodios frecuentes.

La mayoría de los sangrados nasales se detienen espontáneamente en pocos minutos, sino sucede, siente al niño, incline su cabeza hacia adelante y comprima su nariz entre los dedos índice y pulgar para cerrar los orificios nasales durante 15 minutos. Si después de ese tiempo la hemorragia no para, debe acudir de inmediato con su médico.

Se tiene la creencia de echar la cabeza hacia atrás, aunque es común, no se recomienda ya que lo único que sucede es que, en vez de salir por los orificios nasales, se va hacia la garganta.

Comentarios

comentarios