Según la Organización Mundial de la Salud, hay más de 30 ciudades en el mundo que incumplen los niveles recomendados de contaminación del aire, el que respiramos todos los días aún sin hacer ejercicio y que no daña solamente nuestros pulmones.

Cuando anuncian contingencia fase 1 o fase 2, debemos suspender actividades físicas al aire libre, e incluso en interiores, porque el riesgo en vías respiratorias y a nivel pulmonar está presente.

La contaminación es un factor de riesgo cardiovascular (angina de pecho, infarto agudo de miocardio, muerte súbita y enfermedades cerebrales como la trombosis cerebral), por encima incluso de una dieta rica en sal o de una vida sedentaria.

Las sustancias tóxicas que respiramos, aumentan la prevalencia de asma, pero además nos provoca fatiga y en caso de hacer ejercicio debilitaría en exceso nuestro cuerpo y sistema respiratorio, y cardiovascular.

Busca rutas con menos contaminación

Si aún así, decides ejercitarte aunque sea un poco, los expertos recomiendan cambiar de ruta o alejarte de las zonas más contaminadas, revisando el Índice de la Calidad del Aire.

Busca zonas con bajos niveles de tráfico,ya que la principal fuente de contaminación en la ciudad, proviene del tráfico vehicular, por los tubos de escape, el desgaste de los frenos y las llantas.

Fuente: Salud 180

Comentarios