No hay nada mejor en el mundo que acurrucarte en tu cama y disfrutar de un poco de tranquilidad, ¡pero espera! eso está por cambiar…

¿Sabías que tus sábanas están llenas de piel muerta, bacterias, hongos, ácaros, y materia fecal? ¡Sí, leíste bien!

Una encuesta investigó con qué frecuencia las personas lavan sus sábanas y cambian sus fundas de almohadas, y mientras que el 44% de las mujeres dijeron que las lavan una vez por semana, el 31% dijo que las laven dos veces al mes y el 16% dijo que sólo una vez al mes.

Pero no vas a creer esto…  ¡El 32% de las mujeres dijeron que casi nunca cambian las fundas de sus almohadas!

Por si tenías la duda, como mínimo debes lavar tus sábanas una vez a la semana debido a que al minuto que te metes a la cama, las estás infectando con tu piel, ¡la cuál pierde millones de células al día!

Lociones, maquillaje, sudor, pelo y cualquier todas las cosas que has recogido durante su día, como el polen, la caspa de mascotas, moho de hongos, y las partículas de suciedad, todas están equipadas con una dosis no tan saludable de bacterias, por ejemplo, el sudor puede llevar materia fecal y la bactería E. coli hasta tu cama.

¡Pero eso no es todo! El sudor y la piel atrae a los ácaros del polvo, y les da comida para picar y multiplicarse. La idea de dormir junto a estos animalitos es suficiente para tener escalofríos, pero además sus desechos pueden agravar las alergias y el asma, e incluso puede hacer que despiertes con los ojos rojos y una nariz congestionada.

Pero incluso si lavas las sábanas una vez a la semana, aún puedes estar durmiendo con bacterias. ¿La solución? Hay que buscar fundas “impermeables” y lavar tu colchón regularmente.

Comentarios

comentarios