Cada verano, en la provincia de Muzafarpur, al oeste de la India,  ocurría un hecho muy extraño, cientos de niños morían por causas desconocidas.

Este fenómeno se repetía desde 1995 en esa ciudad repleta de árboles de lichi. Sin razón alguna los niños tenían dolor, fiebre y convulsiones; la mayoría llegaba en coma al hospital y moría a los pocos días. Y también, de forma extraña, cuando el verano terminaba, la epidemia desaparecía.

Una investigación de la revista científica The Lancet, descubrió que el principal factor de riesgo era haber comido lichis, sobre todo si la fruta estaba verde o podrida. Además, el riesgo aumentaba si se comían lichis sin haber cenado la noche anterior. Esa fruta pequeña y redonda, parecida a las uvas, es rica en vitamina C pero también lo es en una toxina llamada hipoglicina A, causante del síndrome hipoglucémico tóxico o enfermedad del vómito jamaicana.

El estudio reveló que aunque es poco probable que la hipoglucemia ocurra por comer una sola, es bueno saber las consecuencias que puede tener su consumo, sobre todo en regiones donde existe desnutrición infantil.

Información tomada de padresehijos.com.mx

Comentarios

comentarios