¿El embarazo puede provocar osteoporosis?

El gran aporte de calcio que realiza la mujer durante el embarazo y la lactancia provoca que los huesos pierdan considerablemente su densidad mineral ósea. En algunos casos, se pueden sufrir las consecuencias de la osteoporosis con fracturas y aplastamiento vertebral asociado.

¿Cuáles son las causas que la provocan?

Las causas son desconocidas, pero se supone que intervienen factores genéticos hereditarios, baja ingesta de calcio durante la infancia y la juventud, muy bajo peso y talla maternos, tratamientos prolongados con corticoides y tabaquismo, entre los más frecuentes.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma más frecuentemente es dolor a nivel de la columna dorso-lumbar, que puede ser de poca intensidad o causar invalidez, impidiendo todo tipo de actividad física. La evolución del dolor es muy variable, pero se ha observado desaparición completa después del parto o de suspendida la lactancia.

¿Cómo se diagnostica?

El estudio que ayuda más a definir el diagnóstico es la densitometría ósea, que cuantifica el grado de compromiso óseo.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento inicialmente se basa en disminuir el dolor mediante el uso de corsé y analgésicos no esteroideos. Es fundamental la suspensión de la lactancia y el uso de suplementos con calcio y vitamina D. En los casos de osteoporosis severa, se prescriben medicamentos que aumentan la mineralización del hueso (bifosfonatos), que aceleran la recuperación de la masa ósea perdida.

¿Sabías que…?

La vitamina D en el embarazo ayuda a regular el metabolismo del calcio, especialmente para el desarrollo óseo del bebe.

Comentarios

comentarios