El mutismo selectivo es una afección que se presenta en los niños, normalmente menores de cinco años, éstos dejan de hablar en determinados lugares o contextos sociales, frecuentemente es la escuela.

Muchas veces los papás creen que es elección del niño no hablar, pero en realidad no pueden. En gran medida se debe al contexto social y si el niño desarrolla una fobia.

Aunque las causas se desconocen, se sabe que se tiene relación con problemas hereditarios, ya que si hay historia familiar de esta afección, de timidez extrema o de trastorno de ansiedad, esto puede aumentar el riesgo de sufrir algo parecido.

Existe el mutismo, donde los niños nunca hablan, pero esto no es igual, ya que el mutismo selectivo sólo afecta al niño en ciertas situaciones, en otras, el infante es capaz de comunicarse como si nada.

Los síntomas más comunes son que el niño presenta capacidad para hablar en el hogar con la familia aunque no en otros lugares, tiene miedo o ansiedad a personas que no son cercanas, no es capaz de hablar en ciertas situaciones, timidez a gran medida.

Para acudir con el médico, se debe de presentar estos síntomas por un mes. También se debe de ver el momento, ya que si es el inicio del curso escolar en una escuela nueva, el niño va a tardar un poco en adaptar y por eso se debe de esperar este periodo de tiempo.

Para diagnosticar esta enfermedad, el médico tiene que ver el historial médico y familiar del niño. Hay muchas ocasiones donde el mutismo selectivo se muestra cuando hay un cambio muy fuerte en la vida del pequeño, como mudarse a otro país.

Para tratar al niño, la escuela y la familia deben de participar e involucrarse para crear cambios de comportamiento. También se le da a los niños medicamentos para tratar la ansiedad y la fobia social.

Fuente: MedlinePlus

Comentarios

comentarios