Empieza tus mañanas con un vaso de agua tibia con limón

La temperatura del agua es importante, ya que las comidas y bebidas frías pueden alterar tu organismo y causar que tu sistema digestivo se haga lento. Exprime la mitad de un limón y espera de 15 a 30 minutos antes de comer tu desayuno. Haciendo esto, conseguirás una enorme cantidad de nutrientes y vitaminas, como vitamina C, potasio y pectina, que te ayudará a disminuir antojos durante el día. Además, estimula a la enzima que regula la función hepática para que tu cuerpo pueda desechar las toxinas con mayor facilidad.

Toma un poco de carbón activado

Este polvo insaboro e inoloro, lo puedes encontrar en tiendas donde venden suplementos alimenticios. “Eliminar los restos de toxinas antes de que puedan dañar tu cuerpo. Mézclalo con jugo de limón y un poco de miel de abeja, para un té negro delicioso”.

Si tu comida viene empacada en una bolsa, caja o lata, déjala

Un plan lleno de frutas y verduras orgánicas, granos enteros, semillas y legumbres, es naturalmente desintoxicante.

Cambia las semilla de girasol por semillas de hinojo

Estas dulces semillas están llenas de antioxidantes. Cuando las masticas, liberan aceites benéficos que mejoran tu digestión y balancean los niveles de azúcar.

Consume probióticos

Los lactobacilos son bacterias buenas que habitan en las membranas del intestino, previenen enfermedades y eliminar toxinas. Los puedes encontrar en el yogurt.

Incrementa el porcentaje de cacao de tu chocolate

Si comes 70% cacao, ahora escoge uno que tenga el 80%.

Usa especias

Las especias como el jengibre, canela, pimienta de cayena, cúrcuma y comino son limpiadores naturales y ayudan a tu cuerpo a alcanzar su punto de saciedad con menos comida.

Termina tu día con un té de manzanilla

No sólo te ayudará a eliminar el insomnio, sino que te ayudará a asimilar y digerir tu última comida.

Comentarios

comentarios