Terminaste tu entrenamiento y crees que el trabajo está terminado. Nada más incierto que eso, muchas veces cometemos errores que hacen que el ejercicio no haya servido para nada.

Aprende a tomar las decisiones correctas después de entrenar con estos consejos.

  1. No hidratarte

Este es uno de los errores más comunes, uno suele beber un poco de agua o bebida hidratante después del ejercicio, pero muchas veces no es suficiente. ¿Cuánta agua debes tomar? Los expertos dicen que aproximadamente 30-35 ml por cada kilo de peso corporal, además de 500 a mil mililitros por cada hora de ejercicio.

Debes hidratarte antes, durante y después.

2. Comer muchas calorías

Si quieres perder peso o ganar músculo cuida tu dieta. Debes comer proteínas fáciles de digerir, carbohidratos y un poco de grasa saludable para que puedas empezar a reparar los músculos y volver a llenarte de nutrientes lo antes posible. Deja las hamburguesas y pizzas fuera de tu mente.

3. No estirar

El proceso de estiramiento y enfriamiento es clave en el entrenamiento. Si te olvidas de esta parte, tus músculos podrían lastimarse, recuerda darles el tiempo necesario para recuperarse.

4. Dejar sucio tu espacio de trabajo

Si entrenas en un gimnasio ordena al terminar tus rutinas. Es horrible llegar y encontrar los aparatos sudados o fuera de su lugar.

5. Dormir todo el día

Si crees que por entrenar un par de horas por la mañana puedes darte el gusto de flojear todo el día, estás mal. Debes salir, subir por las escaleras, pararte de tu escritorio de oficina, continúa con la actividad física leve para que tus músculos sigan despiertos y puedas tener mejores resultados en un futuro.

Comentarios

comentarios