Si pasaste San Valentín triste, te damos la solución para llenarte de buena energía y cambiar tu actitud.

  1. BUSCA COSAS QUE TE HAGAN FELIZ

Los expertos dicen que la manera más efectiva es mediante la música. Así que ponle play a tu canción favorita y empieza el día cantando.

  1. NO APAGUES TU DESPERTADOR Y TIENDE TU CAMA

Según el libro El poder de los hábitos de Charles Duigg, el levantarte a tiempo y hacer tu cama creará una serie de hábitos positivos que aumentarán tu productividad en el día.

Darte 10 minutos más en la cama puede hacerte caer en un nuevo ciclo de sueño del cual despertarás de mal humor.

  1. MEDITA

No te despiertes y salgas de la cama como bólido. Cierra los ojos y piensa que hoy será un buen día, agradece por lo que tienes y si puedes repite algún mantra. Aquí te dejamos uno que te funcionará “escojo sentimientos sobre lógica, aventura sobre perfección, aquí sobre allá, ahora sobre entonces, y siempre amor, amor”.

  1. ESTÍRATE

Con sencillos movimientos reducirás la tensión muscular que se produjo al casi no moverte durante la noche y con eso aumentarás tu coordinación y despertará tu mente.

Estirándote tu sangre correrá y dejará entrar aire a todo tu cuerpo.

  1. TEN OBJETIVOS

Mientras te bañas o haces café, piensa en lo que harás durante el día, las metas que tienes que cumplir. Hazlo al despertar no al irte a dormir.

Comentarios

comentarios