De acuerdo con el sitio Medline Plus, el bronceado bajo techo, que ya se asocia con un mayor riesgo del tipo más letal de cáncer de piel, parece también aumentar las probabilidades de otros cánceres de piel.

Cada año, las camas de bronceado llevan a más de 170,000 casos de cáncer de piel de las células basales y de las células escamosas en Estados Unidos. Y mientras más pronto se comienza, peores son las probabilidades, advierten los investigadores.

“Las camas de bronceado no solo causan melanoma, la forma más letal del cáncer de piel, sino que nuestro estudio muestra que también contribuyen al cáncer más común, el cáncer de piel de las células basales y escamosas”, señaló la investigadora líder, la Dra. Eleni Linos, profesora asistente de dermatología de la Universidad de California, en San Francisco.

“Podríamos prevenir cientos de miles de cánceres al año evitando las camas de bronceado”, añadió.

El informe aparece en la edición en línea del 2 de octubre de la revista BMJ.

Para el estudio, el equipo de Linos analizó doce estudios que incluyeron a más de 9,000 casos de cáncer de piel no melanoma, como el carcinoma de las células basales y el carcinoma de las células escamosas.

El uso de camas de bronceado se asoció con un aumento de 67 por ciento en el riesgo de carcinoma de las células escamosas y un aumento de 29 por ciento en el riesgo de carcinoma de las células basales, en comparación con nunca usar camas de bronceado, hallaron los investigadores.

El grupo de Lino calculó que cada año, en EE. UU. el bronceado bajo techo explica alrededor de 3.7 por ciento de los casos de carcinoma de las células basales (más de 98,000 casos) y 8.2 por ciento de los casos de carcinoma de las células escamosas (alrededor de 72,000 casos).

Además, usar las camas de bronceado antes de los 25 años parece aumentar significativamente el riesgo de carcinoma de las células basales, anotaron los investigadores.

Aunque se considera como no maligno, si no se trata, el cáncer de piel de las células basales puede invadir el tejido o el hueso circundante. Los carcinomas de las células escamosas se propagan más que los de las células basales, y pueden llegar a los ganglios linfáticos o a ubicaciones alejadas del cuerpo, aunque esto es poco común.

 

Comentarios

comentarios