Una dieta balanceada es básica para la buena salud y adquiere aún más importancia durante el embarazo. En esta etapa es común que te preocupe la idea de aumentar excesivamente de peso, sin embargo, los alimentos que ingieres constituyen la principal fuente de nutrientes y energía para tu bebé.

Una dieta sana

Durante el embarazo se debe tratar de comer diariamente variedad de alimentos. Los refrigerios nutritivos que pueden comerse durante el día son una buena manera de consumir nutrientes y las calorías adicionales que se requieren. Se deben evitar sustancias que pueden ser dañinas, como bebidas alcohólicas o fumar.

La planificación de las comidas

La pirámide de guía alimentaria indica el número de porciones que una mujer embarazada debe consumir diariamente de cada grupo de alimentos.

Grupo alimentario Número de nutrientes que necesita diario
Pan de granos, cereal, arroz integral y pasta integral Ej: 1 rodaja de pan, una onza de cereal frío, 1/2 taza de cereal cocido, arroz o pasta. (6 porciones)
Vegetales 1 taza de verduras para ensalada, ½ taza de otros vegetales cocinados, 1 taza de vegetales crudos o ¾ de jugo de vegetales. (4 porciones)
Frutas 1 manzana, pera o naranja mediana,1/4 de de taza de arándanos o un vaso de jugo 100 ml. (3 porciones)
Aves, pescado, legumbres secas, carne, huevos y frutos secos (nueces, almendras, etc.) 2-3 onzas de carne de ave, pescado o res cocinada, 1 onza de carne = ½ taza de legumbres secas, 1 huevo, 1 onza de queso bajo en grasa o dos cucharadas de mantequilla de cacahuate. (3 porciones)
Leche, yogurt y queso 1 taza de leche o yogurt, o 1 ½ onzas de queso bajo en grasa. (3 porciones)

 

El ácido fólico es un tipo de vitamina esencial para el desarrollo de tu bebé. La insuficiencia de éste aumenta el riesgo de problemas genéticos, tales como los defectos del tubo neural, que afectan a la espina dorsal y al cráneo.

Se debe ingerir 0.4 miligramos diarios. Se encuentra en varias fuentes alimenticias:

  • verduras de hoja verde obscuro y vegetales verdes (espinaca, col rizada y acelga, lechuga romana, brócoli y espárragos)
  • panes y cereales integrales
  • frutas y jugos cítricos (fresas y naranjas)
  • carne de órganos (hígado)
  • arvejas y legumbres secas (frijoles pintos, negros, blancos, habas y garbanzos)

 

Nut. Norma Rábago
Diplomada en Nutrición y Bariatría
Hospital Angeles México
Torre A – 601
Tel. 5272-6211 ,  3621-6448

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios