Mucha gente bebe una copa de vino u otra bebida alcohólica para conciliar el sueño. Al contrario de lo que se piensa, este hábito interrumpe varias veces el sueño a lo largo de la noche, principalmente en el género femenino.

Este hallazgo fue realizado por la Universidad de Michigan en Estados Unidos. “El alcohol incrementa el cansancio y afecta la calidad del sueño especialmente en las mujeres. Una alta dosis de alcohol consolida el sueño en la primera mitad de la noche pero lo interrumpe en la segunda parte”, afirmaron los investigadores.

Los investigadores trabajaron con 93 personas, 59 mujeres y 34 hombres, de 20 a 29 años de edad. Casi un tercio de ellos tenía un antecedente familiar relacionado al alcoholismo, aunque ellos mismos no sufrían este problema. En el laboratorio, algunos participantes tomaron un placebo mientras que otros consumieron grandes cantidades de alcohol. A continuación, al dormirse, los autores monitorearon la calidad de su sueño usando una polisomnografía entre las 11 de la noche y las 7 de la mañana. A su vez, cada voluntario contestó una serie de preguntas antes de acostarse y después de despertarse.

El especialista Todd Arnedt observó que las damas que tomaron alcohol durmieron menos horas y se despertaron más frecuentemente y por un rato más largo durante la noche. Es decir que su sueño fue mucho más interrumpido que el de los hombres. “La calidad del descanso tras la toma de alcohol fue igual independientemente un posible antecedente familiar de alcoholismo. Además, el sueño fue mucho peor con el alcohol que con el placebo”, detalló.

Los autores explicaron que estas diferencias de género se deben a que los hombres y mujeres metabolizan el alcohol de manera diferente, por lo cual la misma sustancia resulta más tóxica en uno que en otro.

“Está claro que una proporción importante de la población usa el alcohol regularmente para lidiar con los problemas del sueño. Esta percepción se relaciona con el hecho de que el alcohol ayuda a que las personas se duerman rápidamente pero implica que no hay conciencia del efecto negativo que tienen estas bebidas más tarde durante la noche”, concluyó Arnedt.

Comentarios

comentarios