La clave de la nutrición infantil es darles lo que necesitan en cada etapa. Según los especialistas de la nutrición infantil podemos dividir la infancia en varias etapas.

La primera es la que ocurre desde el momento en que tu bebé nace hasta que cumple los 6 meses de edad. La segunda etapa se da entre los 4 y 6 meses y dura  hasta su primer año, a ésta se le conoce como etapa de ablactación. La tercera es la que transcurre entre el año y los tres años de edad, y la cuarta y última ocurre entre los 3 y 10 años.

Durante el primer año de vida las instituciones de salud en México recomiendan que la lactancia materna sea la fuente de alimentación exclusiva de tu bebé. A partir del primer año es recomedable reforzar su alimentación con otras opciones complementarias de nutrición como las fórmulas infantiles.

Asimismo, es importante mencionar que entre los 4 y los 6 meses empieza la etapa conocida como de ablactación, que se caracteriza por ser el principio de la introducción de alimentos semisólidos dentro de la dieta del bebé.

Para ayudar con el aporte de nutrimentos de los pequeños durante esta etapa, en el mercado existen fórmulas infantiles que cuentan con el Sistema de Biofactores, que combina nutrimentos que le brindan a los pequeños un óptimo soporte nutricional, apoyan a su inmunidad, mejoran la tolerabilidad gastrointestinal y favorecen su adecuado crecimiento y desarrollo físico y cognitivo en los primeros tres años de vida.

En la ablactación empieza su aprendizaje en coordinación de habilidades de percepción, así como también el inicio de sus habilidades motrices como rodarse, sentarse y hasta la posibilidad de gatear. Cuando tu hijo es independiente para sentarse y para llevarse cosas con su mano a la boca, está indicándonos que está listo para empezar con alimentos sólidos.

A continuación te damos algunas recomendaciones para alimentar a tu bebé durante esta etapa.

Puedes empezar con alimentos muy sencillos, por ejemplo las papillas, o con cereal de arroz a la que puedes agregar leche materna o fórmula infantil, en una mezcla de 1 cucharada de cereal de arroz o avena por 5 cucharadas de fórmula infantil o leche materna.

La gran mayoría de los pediatras recomiendan empezar con verduras y frutas.

Comienza dándole a tu bebé estos nuevos alimentos uno a la vez, en intervalos de dos a tres días.

En un principio alimenta a tu bebé con porciones pequeñas, inclusive puede ser tan sólo de una o dos cucharadas “copeteadas”.

En un periodo no mayor de tres meses después de que inicie la ablactación, tu bebé deberá estar consumiendo una dieta diaria que incluya no solamente leche materna o fórmula infantil, sino también cereales, verduras, frutas, pescado, dividido en tres comidas.

Gracias a una buena alimentación, no sólo crecerán sanos, sino que desarrollarán las capacidades indispensables que tiempo después les permitirán jugar, sociabilizar e interactuar con el mundo que los rodea.

La persona indicada para el correcto asesoramiento en nutrición de tus pequeños es el pediatra. Te recomendamos que siempre recurras a él en casos que tengas dudas e inquitudes sobre la buena alimentación de tus hijos.

¡Te invitamos a que redescubras el mundo con tu hijo a través del sabor!

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios