Las personas mayores con deficiencia de vitamina D podrían tener problemas con las actividades físicas cotidianas, como vestirse o subir escaleras, muestra un estudio reciente.

Se calcula que hasta 90 por ciento de las personas mayores presentan una deficiencia de vitamina D. La vitamina, que usualmente se absorbe a través de la luz del sol o de la dieta, tiene un papel esencial en la salud ósea y muscular, y una deficiencia puede llevar a una menor densidad ósea, a debilidad muscular, a la osteoporosis y a huesos rotos.

El estudio incluyó a más de 1,300 personas de 55 a 88 años de edad en los Países Bajos, a quienes se dio seguimiento durante seis años. Se revisaron los niveles de vitamina D de los participantes, y se les preguntó sobre su capacidad de realizar tareas rutinarias, como sentarse y levantarse de una silla o caminar al aire libre durante cinco minutos sin descansar.

La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio que los huesos necesitan.

La vitamina D la puedes encontrar en yemas de huevo, pescado de agua salada e hígado. Otros alimentos, como la leche y el cereal, muchas veces están enriquecidos con dicha vitamina.

Para saber la cantidad de suplementos de vitamina D que puede consumir, debe consultar con su doctor. Las personas que más necesitan una dosis de vitamina D extra son:

  • Las personas mayores
  • Los bebés que son amamantados
  • Las personas de piel oscura
  • Las personas con ciertas condiciones como enfermedades del hígado, fibrosis quística y enfermedad de Crohn
  • Las personas obesas o las que han tenido una cirugía de derivación gástrica

Para leer la nota completa ingresa aquí.

 

 

Comentarios

comentarios