Después de un día ocupado, lo primero que queremos es llegar a casa a dormir, pero es importante saber distinguir la diferencia entre dormir y obtener un sueño reparador. En promedio, una persona tiene que dormir entre siete y nueve horas al día para obtener el tiempo suficiente y necesario de sueño, ya que un sueño de calidad proporciona muchos beneficios al organismo como una mejor memoria, sentidos más agudizados y más claridad para la toma de decisiones.

A continuación, enlistamos los beneficios de un sueño de calidad.

  • Exhibirse al sol

Es bueno exponerse a la luz del sol durante el día, ya que contamos con un ciclo bifásico que se encuentra ajustado con el ritmo de la luz y oscuridad que al mismo tiempo está relacionado con la vigilia y el sueño.

  • Evitar cafeína

Lo mejor es evitar el consumo de cafeína después de las tres de la tarde y cenar algo ligero una hora antes de dormir.

  • Tener un horario

Es importante contar con una hora de ir a dormir y con una hora de despertarse.

  • Lugar adecuado

Es fundamental contar con un colchón cómodo que se encuentre en un lugar oscuro y sin ruido para evitar cualquier interrupción.

Es importante cumplir con las características anteriores, ya que durante el sueño el organismo realiza ciertas funciones:

  • Se modifica la fisiología del cuerpo
  • El sistema cardiovascular descansa, ya que la frecuencia cardiaca y la presión arterial disminuyen.
  • Se regenera la piel
  • Se relajan los músculos
  • El aparato digestivo tiene un funcionamiento diferente, debido a que la secreción con mayor acidez, se presenta en la noche.

La mejor forma de saber si estás obteniendo un sueño reparador, es si al despertar te sientes revitalizado y con mucha energía durante el día.

Fuente: 24 horas

Comentarios

comentarios