Debes distinguir cuando el estrés comenzó a rebasar los niveles aceptables.

  1. Baja productividad

Cuando el nivel de estrés es aceptable, te motivará para terminar tus deberes. Sin embargo, cuando sobrepasa los niveles normales, tu capacidad para trabajar se verá mermada.

  1. Negatividad crónica

El estrés puede cambiar tu percepción de las cosas, haciendo que todo lo veas de manera oscura y pesimista.

Estarás más propensa a llorar, quejarte, culpar a los demás de tus desgracias y preocuparte.

Deberás meditar para relajarte un poco y ver todo con buenos ojos.

  1. Evitas el contacto social

Si comienzas a dejarle de hablar a tus amigos y salir a dar paseos o te sientes sola, debes preocuparte y cambiar.

  1. Insomnio

Cuando el estrés comienza a alterar tus horas de sueño, toda tu rutina se verá alterada. Así que relájate antes de dormir, para tener la energía que necesitas para afrontar el día a día.

  1. Falta o exceso de apetito

Una persona que ha estado estresada por un largo periodo, podría experimentar cambios drásticos en su apetito. Algunos lo pierden y bajan de peso, mientras que otros no pueden dejar de comer.

Si tu apetito va y viene, podría ser señal de problemas.

Así que aprende a descubrir si sufres de estrés crónico y busca la manera de distraerte y relajarte para volver a ser la persona de antes.

Comentarios

comentarios