Dra. Rosa María Ponce Dermatóloga.

La transpiración es un fenómeno natural coordinado por el cerebro (sistema nervioso), el cual envía un mensaje a las partes del cuerpo (glándulas) a través de los nervios para generar o no el sudor. La sudoración es un mecanismo que permite a nuestro organismo adaptarse a los cambios ambientales de temperatura. También es una respuesta a un ejercicio físico o una situación de estrés, de excitación o de miedo.

A veces, en algunas personas, la transpiración es excesiva, lo que causa un exceso de sudor y de humedad permanente. Esta manifestación es llamada hiperhidrosis, la cual llega a presentarse en las palmas de las manos, en la zona axilar, en las plantas de los pies, así como en la cara y cabeza. Existen varias formas de poder atender el exceso de sudor, de las más sencillas (sin cirugía) hasta las más elaboradas (incluyendo cirugía). Siempre sugerimos una supervisión médica y la valoración del caso por parte de un médico especialista.

Las opciones de tratamiento no quirúrgicas tienen un efecto temporal y resultan más económicas, como antitranspirantes o soluciones astringentes, medicamentos tomados o la aplicación de toxina botulínica tipo A, Dysport. Por su parte, las opciones de tratamientos quirúrgicos pueden ser la escisión del tejido de la axila (glándulas sudoríparas), liposucción de la axila (glándulas sudoríparas) o simpatectomía (extirpación de las glándulas sudoríparas).

En caso de que se sospeche padecer hiperhidrosis, o bien, se desee eliminar el exceso de sudoración, los invitamos a que visiten la página www.sinsudor.com, donde se podrá realizar una autoevaluación para decidir si se debe acudir o no con el especialista.

Comentarios

comentarios