¿Estás pensando en hacerte un tatuaje? Tienes que tomar en cuenta distintas consideraciones antes de tomar la decisión. No sólo está la parte de que tendrás el tatuaje por siempre, sino que se debe de pensar en la salud.

Si se hace un tatuaje correctamente y con las medidas higiénicas necesarias, no habrá ningún problema con tu salud, pero aún así saber qué riesgos conlleva:

  • Infecciones cutáneas locales. Suceden cuando las bacterias penetran la piel por falta de higiene del lugar, el equipo o la persona que hace el tatuaje.
  • Infecciones víricas. Algunos ejemplos de este tipo de infecciones son víricas o herpes simple.
  • Transmisión de enfermedades por vía hematógena. Por esta vía se pueden transmitir enfermedades, las más comunes son tuberculosos, sífilis, hepatitis B, C y D; también puede contagiarse VIH, pero es menos común.
  • Alergias. Un tatuaje te puede producir alergia, el más conflictivo es el color rojo porque contiene óxido de hierro y pigmentos orgánicos.

Para que esto no suceda, debes de tomar en cuenta algunas medidas preventivas:

  • Lugar. Debe de tener todas las medidas higiénicas, con ventilación, limpieza, desinfectar diario, botiquín, que no haya animales.
  • Personal. No sólo tiene que tener el conocimiento necesario, sino que debe de tener las medidas higiénicas requeridas y también explicarle a la persona cómo cuidarse el tatuaje.
  • Utensilios. Todos los utensilios deben de estar desinfectados, aparte, tienen que ser de materiales que no causen alergia o irritación. Lo preferible es que sean desechables.
  • Prueba de alergia. Antes de hacer el tatuaje, el personal debe de hacer una prueba de alergia para descartar posibles reacciones en la piel.
  • Zona del tatuaje. Se debe de tomar en cuenta en qué parte del cuerpo se realizará el tatuaje, los brazos y espalda son las partes más problemáticas por la formación de cicatrices queloideas.

Después de hacerte el tatuaje debes de tener distintas medidas higiénicas y seguir las que te diga la persona que haga el tatuaje. Hay que lavar la zona con agua y jabón y secarla con una gasa, después ponerle crema antibiótica. No debes de exponer el tatuaje al sol en la primera semana ni meterlo a una alberca con cloro. Si ves alguna reacción, debes acudir inmediatamente con un dermatólogo.

Ahora que sabes los riesgos, complicaciones y cuidados para hacerte un tatuaje, puedes tomar una decisión informada sobre si te harás o no el tatuaje, ya sólo falta escoger el modelo.

Fuente: Puleva Salud

Comentarios

comentarios