Las mujeres que padecen un trastorno hormonal llamado síndrome de ovario poliquístico (SOP) y que usan píldoras anticonceptivas tienen el doble de riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos que otras usuarias de la píldora, de acuerdo con el sitio MedlinePlus.

“Para muchas mujeres con SOP, (el riesgo) sería bajo”, dijo el doctor Christopher McCartney, profesor asociado de la Facultad de Medicina de University of Virginia, Charlottesville, y que no participó del estudio. “Para algunas mujeres, (el riesgo) sería lo suficientemente alto como para no recomendarles la píldora anticonceptiva, como ocurre en las fumadoras mayores de 35”.

Dado que estas mujeres con SOP tienden a tener factores de riesgo cardíaco, los autores analizaron si el uso de la píldora anticonceptiva sería un riesgo extra. Para eso, utilizaron los registros médicos y farmacéuticos de una base de datos de un seguro de salud con más de 43.500 mujeres con SOP.

En un año se les halló un coagulo sanguíneo a 24 de cada 10.000 mujeres con SOP que usaban un anticonceptivo oral, comparado con 11 de cada 10.000 mujeres sin SOP que tomaban píldoras anticonceptivas.

El estudio publicado en Canadian Medical Association Journal no pudo explicar por qué la formación de coágulos es más común en las mujeres con SOP. McCartney sospecha de la obesidad.

Al inicio del estudio, en el 2001, el porcentaje de mujeres con y sin SOP que eran obesas era el mismo (un 13 por ciento), pero al final del estudio, en el 2009, el 33 por ciento de las mujeres con SOP y el 21 por ciento de las mujeres sin SOP eran obesas.

“Pienso que podría influir de algún modo en el riesgo”, dijo McCartney. “El peso no sólo influye en los riesgos asociados con la píldora anticonceptiva, sino también en algunos síntomas del SOP y algunos trastornos metabólicos asociados”.

Destacó que el riesgo de que se forme un coagulo sanguíneo, aun en las mujeres con SOP, es considerablemente bajo y no necesariamente debería desalentarlas a usar la píldora.

Comentarios

comentarios