El embarazo conlleva muchas molestias, algunas las podemos evitar o aliviar y otras no. Los pies hinchados es uno de esos inconvenientes que podemos solucionar o mínimo disminuir, conoce cómo.

Los pie hinchados son causados por la retención de líquidos, el aumento del volumen sanguíneo y, debido al crecimiento del útero, la mala circulación de la sangre. De hecho, 75% de las mujeres sufren de este inconveniente en algún momento durante el embarazo. Sigue estos consejos para acabar con este mal:

  • Evitar estar en una misma posición mucho tiempo. Ya sea sentada o parada, estar mucho tiempo en una posición es malo para la circulación. Si has estado sentada mucho tiempo, párate a dar una vuelta; si has estado parada, procura sentarte.
  • Sube los pies. Si sientes los pies hinchados o quieres evitar que se pongan así, pon un cojín u otro objeto debajo de tus pies mientras estés acostada para que la sangre circule. Si estás sentada y subes los pies, procura que sea arriba de la altura de tu cadera.
  • Pies en movimiento. Procura estirar los dedos y mover en manera circular los tobillos. Con este ejercicio disminuirá la probabilidad de hinchazón.
  • No cruces las piernas. Esta posición dificulta la circulación de la sangre, por lo cual no se recomienda.
  • Usa medias. Éstas te ayudarán a mejorar la circulación. Para saber cuáles son las perfectas para ti, acude a tu médico.
  • Usa zapatos cómodos. Durante esta época es importante dejar de lado los tacones, que sólo oprimirán al pie.
  • Bebe mucho agua. Sirve para mantenerte hidrata pero también para expulsar los residuos del organismo.
  • Masaje en los pies. Ya sea por parte de un familiar o tu pareja, esto ayudará a tener mejor circulación.
  • Haz ejercicio. Esto siempre ayudará a mejorar tu circulación.
  • Dile adiós al calor. Exponerte a altas temperaturas aumentará la hinchazón.

Fuente: Maternidad Fácil

Comentarios

comentarios