Distribuir lo que comes de manera adecuada durante el día te ayudará a aprovechar toda su energía.

Según Lee Smith, director de Forza Suplements, estos son los tiempos óptimos (y demasiado precisos) para el desayuno, comida y cena.

DESAYUNO: 7:11 AM

La mayoría hacemos tres comidas al día y, aunque todas son importantes, el desayuno es la clave.

Lo ideal es que comas dentro de la primera hora después de levantarte, incluso, si te lo saltas podrías incrementar tus niveles de estrés.

El celebrity trainer Bob Harper aconseja que para que tu cuerpo pueda procesar bien los carbohidratos durante el día, éstos deben ser parte del desayuno.

¿QUÉ COMER?: Carbohidratos, frutas, cereales y proteína; egg, wrap y un smoothie.

SNACK: MEDIO DÍA

40 g de chocolate porque puede mejorar la circulación de la sangre al cerebro y reduce tu ansiedad.

COMIDA: 1:38 PM

Un estudio publicado en el International Journal of Obesity reveló que quienes comen tarde tienden a perder menos peso que aquellas personas que lo hacen más temprano (12-1 pm).

Mantener tus comidas ‘fuertes’ separadas por tres a cuatro horas controla el ascenso de los niveles de insulina en tu  cuerpo para que puedas quemar grasa más fácilmente.

¿QUÉ COMER?: Proteína, fibra, vegetales y grasas saludables; quínoa bowl.

SNACK: MEDIA TARDE

1 porción o 40 g de nueces contiene vitamina E, que puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y sentirte más satisfecha, según un estudio de la Universidad Purdue.

CENA: 6:14 PM

Seguro has escuchado que está casi prohibido comer tres horas antes de dormir, pero en realidad la razón de ser de esta práctica es que hacerlo aumenta la temperatura, el azúcar y la insulina en tu sangre que intervienen con la calidad de tu sueño, y si no duermes bien tendrás más antojos al siguiente día. Circulo vicioso.

¿QUÉ COMER?: Proteína y vegetales; ensalada con pechuga asada.

Información de Cosmopolitan

 

Comentarios

comentarios