Si te lastimaste en un entrenamiento, te duele la cabeza o sólo necesitas relajar los ojos, aprende a hacer tu propia compresa fría sin gastar un centavo.

El siguiente video que te presentamos a continuación te enseñará cómo hacerlo. Lo único que necesitas es una bolsa resellable (tipo Ziploc) y jabón líquido para trastes, el cual no llega a congelarse, así que tendrás una útil bolsa de “gel” frío para utilizarla cuando lo necesites.

 

Sólo debes llenar la bolsa con agua y jabón y meterla al congelador un par de horas.

 

Comentarios

comentarios