Antes de salir de fiesta muchos jóvenes consumen unas cuantas bebidas, práctica conocida como “precopeo”. Un estudio reciente encontró que estos jóvenes consumen casi el doble de alcohol que los demás, lo que propicia incidentes desafortunados como desmayos.

La investigación, llevada a cabo en Suiza, amplía el conocimiento existente sobre los peligros de consumir alcohol antes de salir, y deben hacer que se preste más atención al problema, aseguró la coautora del estudio Samantha Wells, científica del Centro de Adicción y Salud mental en Londres, Ontario, Canadá.

La investigación no mide si los que beben antes de salir tienen más accidentes de coche. Tampoco dice nada sobre los que se toman unas cervezas antes de ir, por ejemplo, a un juego de fútbol en lugar de a un bar.

Para el estudio, que aparece en la edición en línea del 8 de noviembre de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research, los investigadores dieron seguimiento a las conductas de ingesta de alcohol de 183 adultos jóvenes (con una edad promedio de 23 años) durante cinco semanas los jueves, viernes y sábados. Los investigadores controlaron qué y dónde bebían los participantes a través del teléfono celular.

En Suiza, las personas de 16 años pueden comprar cerveza y vino legalmente. Las bebidas destiladas son legales a los 18.

Los investigadores también intentaron hallar cualquier conexión entre la bebida y “resultados adversos” como las resacas, las lesiones, los desmayos, el sexo sin protección y el daño a la propiedad.

Los que bebían antes de salir de bares consumían, en promedio, 7.1 copas por noche, frente a 4.2 copas entre los que solo iban a bares y a 4.3 entre los que bebían en otros lugares, como en casa o en un lugar público.

En dos tercios de las noches en que se consumieron bebidas antes de salir se bebió empedernidamente (el equivalente a cinco o más bebidas para los hombres y cuatro o más bebidas para las mujeres), en comparación con poco más de un tercio de las noches en que solo se bebió en un lugar, halló el estudio.

Los investigadores también confirmaron que los desmayos y las resacas eran más comunes cuando se bebía antes de salir.

Comentarios

comentarios