En 1987, el cáncer de pulmón reemplazó el cáncer de mama como la principal causa de muerte por cáncer en mujeres. Más investigaciones continúan señalando la correlación entre la dieta y el cáncer.

En febrero del 2015, la Sociedad Americana del Cáncer recomienda que los sobrevivientes de cáncer sigan una “dieta prudente” y recomendó específicamente una dieta basada en vegetales con alto contenido de frutas, verduras, cereales integrales o enteros (no refinados) y baja en carnes rojas, carnes procesadas, granos refinados y azúcares.

Un estudio del 2013 encontró que el perejil mató hasta un 86% de las células de cáncer de pulmón.

El perejil contiene un flavonoide llamado apigenina. Otras fuentes vegetales de este flavonoide incluyen el apio, las cebollas, naranjas, té de manzanilla, orégano, tomillo, cilantro, alcachofas, y vino tinto.

El perejil seco contiene 4.5% de apigenina pura que viene siendo el contenido más alto de apigenina de cualquier otro vegetal basado en el peso. Otros estudios han encontrado que la apigenina puede matar las células de cáncer de mama, de ovario, de páncreas, de próstata y las células de cáncer de colon.

La apigenina en el perejil mata el 86% del cáncer de pulmón

Un estudio del 2005 encontró que la apigenina inhibe la proliferación de células de líneas celulares de cáncer de pulmón y recomendó una combinación de apigenina y fármacos antitumorales para combatir el cáncer.

Un estudio del Centro Integral del Cáncer de la Universidad Estatal de Ohio encontró que la apigenina inhibe la “inmortalidad” las células del cáncer de mama. Los investigadores encontraron que esto sucede debido al cambio de un paso involucrado en la regulación de genes. Este reprograma las células cancerosas, al convertirlas en células mortales normales que mueren de forma natural.

Un estudio italiano encontró que comer perejil regularmente resultó en una reducción del 68%.

El perejil posee poderosas propiedades antioxidantes y se ha utilizado como un diurético. El perejil se ha utilizado con éxito en el tratamiento y la curación de piedras en los riñón, inflamación crónica, problemas de próstata y problemas del útero.

Tradicionalmente el perejil se ha utilizado para tratar o disolver los cálculos renales. De hecho, la Comisión E de Alemania, un panel asesor del gobierno, ha aprobado el perejil para la prevención y el tratamiento de los cálculos renales.

El perejil es rico en vitamina K, vitamina C, complejo-B, hierro, magnesio, clorofila, e histidina. Comer una dieta rica en perejil no sólo puede ayudar a combatir el cáncer, sino que puede aumentar los niveles de antioxidantes en el cerebro y regular la presión arterial.

Si deseas incorporar más de estos alimentos que contienen apigenina en tu dieta, trata de añadir el perejil a una ensalada, sopa o plato principal.

 

Comentarios