A veces estamos tan cansadas de no poder deshacernos de esos kilitos de más, que recurrimos a métodos que pueden resultar perjudiciales para la salud. Uno de estos métodos son las dietas milagrosas, las cuales prometen ayudarnos a lograr el cuerpo deseado con tan sólo seguir una serie de sencillos pasos. Sin embargo, es importante saber que ningún proceso que no represente riesgos es tan sencillo, y si lo es, probablemente hay algo que no está bien en el método. Esto pasa con las dietas milagrosas, las cuales sólo provocan desajustes en el cuerpo y a la larga esos kilos de los que te deshiciste, regresan.

Sólo grasas o proteínas

Las dietas que tienen como base los alimentos altos en grasa o proteína, pueden generar un aumento de colesterol y de triglicéridos. En este caso el riesgo aumenta si no se consume el agua suficiente para evitar problemas renales.

Sólo líquidos

La idea principal de esta dieta es consumir nada más que caldos y jugos por una o dos semanas. Generalmente, el aporte calórico de estas dietas es muy bajo, suele ser de aproximadamente 500 calorías, generando hipoglucemia, lo cual puede causar dolor de cabeza, descalcificación, fallas en el sistema inmunológico, desmayos y una descompensación de nutrientes.

Nada de azúcar

Este tipo de dietas prohíben la ingesta total de azúcar, incluyendo frutas y verduras. Esto representa un peligro para el organismo, ya que en estos alimentos existen nutrientes que el cuerpo necesita. Combinar este tipo de alimentación con ejercicio, resulta más peligroso aún porque al no contar con el aporte energético, el organismo busca el ya que tiene almacenado, generando un déficit de glucosa y calcio, por lo tanto, el cuerpo se atoconsume.

Recuerda que nada es tan sencillo, por lo que, si deseas bajar de peso o simplemente mantenerte en forma, acude con un profesional y no pongas en riesgo tu salud.

Fuente: diariodemexico.com.mx

Comentarios

comentarios