Un estudio de la Universidad de Queensland en Australia, afirma que cuando una pareja está en un compromiso estable, puede engordar hasta siete kilos.

De acuerdo con los encargados del estudio el aumento de peso se debe al compromiso que asume la persona hacia su pareja lo que provoca el desinterés de su físico.

Los investigadores australianos para el estudio realizaron durante diez años un seguimiento de las diferentes variaciones de peso corporal, en mujeres casadas y solteras. Después comprobaron que todas las participantes habían subido de peso.

Las mujeres que tuvieron hijos ganaron diez kilos, las casadas que no tu vieron hijos subieron cerca de siete kilos y las que no tuvieron pareja ni hijos subieron cinco kilos.

Por esto los científicos de la Universidad de Queensland recomiendan practicar diferentes actividades físicas o algún deporte en pareja, aparte de tener una alimentación saludable.

Al principio de la relación, es común salir a cenar, comer o desayunar con tu pareja, por lo que debes entender que las necesidades calóricas de tu chico no son las mismas que las tuyas. Los hombres necesitan entre un 20% y un 40% más de calorías que las mujeres así que, a partir de ahora, oblígate a comer una tercera parte menos de lo que él se pida. No se trata de que te prives de todos los caprichos cuando comas fuera, pero sí de que selecciones y te decantes sólo por uno de ellos.

Convéncele para hacer planes en común, como salir a patinar, montar en bicicleta o practicar senderismo. Recuérdale que el sillón-ball no es ni deporte olímpico ni ejercicio aeróbico. Además, tanto los nutricionistas como los expertos en fitness afirman que las parejas que tratan de mejorar la dieta mutuamente y se apoyan a la hora de hacer algún deporte suelen perder más peso y se mantienen sanos después de años y años de relación.

Comentarios

comentarios