Por: Dr. Hermes Ilarraza-Lomelí

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la primera causa de mortalidad en México y el mundo, siendo la aterosclerosis coronaria y cerebrovascular las presentaciones más frecuentes. Las ECV son multifactoriales y los factores de riesgo más importantes son el tabaquismo, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, los niveles altos de colesterol en sangre, la obesidad, la depresión y el sedentarismo.

El sedentarismo se combate mediante la actividad física. Tanto la falta como el exceso de ejercicio no son saludables. Ejercicio no es sólo moverse, éste debe ser algo intenso y sostenido para cambiar nuestro cuerpo. El ejercicio baja el azúcar y colesterol en la sangre, normaliza la presión arterial y mejora la condición física para vivir más y mejor.

Inicialmente un médico debe hacernos un examen físico general, ya que podríamos estar enfermos y no saberlo, lo que podría ser peligroso al hacer ejercicio.

El ejercicio se puede hacer de muchas maneras de hacer ejercicio y hay que saber cómo hacerlo. Se debe de combinar el ejercicio aeróbico con el acondicionamiento físico general. Para el ejercicio aeróbico necesitamos una actividad que podamos mantener varios minutos (caminata, ciclismo, o natación) y debe hacerse de 30 a 60 minutos diariamente y con intensidad moderada. El ejercicio debe comenzar con el calentamiento,  continuar con una fase principal y después enfriar. El calentamiento y el enfriamiento se realizan con el mismo ejercicio, pero con menor intensidad. Al terminar de enfriar debemos de estirar los músculos que utilizamos, especialmente los de las piernas y la espalda. Estirar no es igual a calentar o enfriar.

El acondicionamiento físico general necesita ejercicios de fuerza, elasticidad, coordinación y equilibrio, en rutinas de 30 a 60 minutos, 3 veces por semana.

El ejercicio desmedido también es un problema de salud. El ejercicio de alto rendimiento es ahora muy popular (maratones, etcétera). Estos atletas, aunque son admirados por todos, suelen tener problemas de salud, tanto ortopédicos como cardiovasculares. El exceso de ejercicio no nos otorga exceso de salud, e incluso puede provocar la muerte en algunas personas, sobre todo aquellas que tenían una grave enfermedad cardiaca que no había sido detectada. Los atletas de alto rendimiento deben ser evaluados periódicamente por su equipo médico.

El ejercicio es un medicamento, produce cambios muy específicos en el cuerpo y existen ejercicios especialmente diseñados para el tratamiento de enfermedades. Hay ejercicios para pacientes con enfermedades cardiovasculares (rehabilitación cardiaca), pulmonares, cáncer y enfermedades ortopédicas, entre otras. Con ellos disminuye la mortalidad y mejora la calidad de vida de estos pacientes.

La actividad física es algo natural y ayuda a conservar la salud.

Dr. Hermes Ilarraza-Lomelí, Jefe del Servicio de Rehabilitación Cardiaca. Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”.

Comentarios

comentarios