La terapéutica del trasplante consiste en la transferencia de un órgano, una porción de tejido o de un grupo de células de una parte del organismo a otra, o de un individuo a otro. (Artículo 314 de la Ley General de Salud).

Muchos pacientes con fallas terminales de un órgano o de un tejido pueden encontrar en el trasplante su mejor opción de tratamiento. Los métodos alternativos, como la diálisis en la insuficiencia renal, implican una menor sobrevida, una calidad de vida pobre, además de que representan mayores costos tanto para los pacientes y sus familias como para las instituciones de salud.

¿Cuál es la situación en México? 

En nuestro país, cada año se realizan cerca de 5 mil trasplantes, sin embargo, los pacientes que esperan un órgano o tejido para mejorar su salud son más de 12 mil.

Para atender a estos pacientes existen más de 300 hospitales con licencia, que realizan diferentes tipos de trasplantes, y los llamados hospitales procuradores, encargados de obtener órganos y tejidos. Cada institución cuenta con profesionales de la salud capacitados para atender estas tareas, y tiene la infraestructura y la tecnología necesaria para realizarlas con calidad.

México cuenta con la legislación adecuada para que estas actividades se realicen con transparencia y se respeten los derechos, tanto de los pacientes en espera de un trasplante como del donante y su familia.

En cada hospital procurador o trasplantador existe un Comité Interno conformado por expertos que analizan cada caso y deciden sobre la distribución y la asignación de los órganos y tejidos.

Por su parte, el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, los Consejos y los Centros Estatales de Trasplantes son quienes supervisan y verifican que todo el trabajo se apegue a la Ley

General de Salud.

¿Quién se encarga de solicitar la donación de los órganos y tejidos?

Los hospitales procuradores cuentan con un área encargada de coordinar los procesos de donación de órganos y tejidos. El coordinador hospitalario de donación es quien informa a la familia sobre la posibilidad de realizar el procedimiento, le solicita la autorización y la acompaña y orienta durante el proceso.

Cuando un coordinador hospitalario solicita la donación de órganos y tejidos de una persona recién fallecida, se debe a que previamente se han considerado varias razones:

-El cuerpo de esa persona tiene las condiciones médicas necesarias para ser donante.

-Esa familia brinda, con la donación, la posibilidad de mejorar la vida de algunos de los miles de mexicanos que esperan un trasplante.

-El hospital cuenta con los recursos necesarios para la obtención de los órganos, para el traslado de los mismos y para realizar las cirugías de trasplante. Una donación impulsa el trabajo de decenas de médicos, paramédicos y otros servidores públicos que tienen la responsabilidad de atender estos programas.

Colaboración editorial: CENATRA (Centro Nacional de Trasplantes)

Comentarios

comentarios