IMPORTANCIA DE LA DIABETES

La diabetes mellitus tipo 2 es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en México y la principal causa de complicaciones irreversibles que afectan no sólo la salud sino la calidad de vida y la productividad de la población adulta, como son la amputación de extremidades, ceguera y graves enfermedades del corazón, nervios,  vasos sanguíneos y riñones.

FRECUENCIA DE LA DIABETES EN MÉXICO

De acuerdo con datos de la Federación Internacional de Diabetes, en el año 2011 esta enfermedad la padecían 10.3 millones de mexicanos, es decir, alrededor  de 10% de la población, lo que coloca a México en el séptimo lugar mundial en el número de casos de diabetes, atrás de países como China, la India o los Estados Unidos, cuyo número de habitantes supera con creces al de los habitantes en nuestro país.

ORIGEN DE LA DIABETES MELLITUS TIPO 2

Para que una persona desarrolle diabetes mellitus tipo 2 deben coincidir varios factores, como son los genéticos, es decir, la herencia, los hábitos de vida y el peso corporal. Infortunadamente, en los mexicanos coinciden varias características de riesgo, por ejemplo, la mayoría de los mexicanos, como raza, somos más propensos a desarrollar la enfermedad, siete de cada 10 habitantes tienen sobrepeso u obesidad y finalmente, la cultura de la actividad física o deportiva se encuentra en pañales.

DIAGNÓSTICO DE LA ENFERMEDAD

Además de los síntomas de la diabetes, como son orina abundante, sed intensa y gran apetito, los cuales deben comunicarse a nuestro médico, la única manera de hacer un diagnóstico certero de esta enfermedad es por medio de la medición de azúcar o glucosa en ayuno en un laboratorio clínico, y si este nivel es igual o mayor de 126 mg/dl, estaremos ante un cuadro de diabetes, que obliga a un tratamiento que puede ser con o sin medicamentos.

TRATAMIENTO

La base del tratamiento de la diabetes tipo 2 consiste en la modificación del estilo de vida, que es el tratamiento sin medicamentos y que consiste en la modificación de los hábitos alimenticios, ejercicio y reducción de peso, en caso de que existe sobrepeso. Todo ello debe ser bajo vigilancia médica, ya que se requiere una evaluación cuidadosa del tipo de alimentación que debe tener un paciente, así como los cuidados cardiovasculares y del sistema musculo esquelético antes de iniciar una actividad física. Finalmente, si con estas medidas no se logra reducir el nivel de glucosa, entonces se debe recurrir al uso de medicamentos antidiabéticos, los cuales deben ser indicados por un médico.

ESTRÉS OXIDATIVO

Como estrés oxidativo se conoce al desequilibrio entre sustancias oxidantes, conocidos como radicales libres, y sustancias antioxidantes. Los radicales libres se encuentran en grandes concentraciones en las personas con diabetes y causan daño a diversos órganos, como el corazón y los vasos sanguíneos; contribuyendo al desarrollo de las complicaciones de la diabetes. Los antioxidantes más importantes son las vitaminas A, C y E, y algunos compuestos propios del organismo conocidos como enzimas que en su estructura contienen minerales como el selenio o el zinc. Estos  antioxidantes  inactivan a los radicales libres, restaurando el balance oxidativo en el organismo, lo que puede retrasar o evitar las complicaciones causadas por la diabetes.

Comentarios

comentarios