Un recién nacido implica muchos cuidados, apenas ha llegado al mundo y eso lo hace muy delicado. Uno de los puntos más importantes es el baño, ya que con esto harás que tu bebé esté limpio y sano.

El primer baño de tu bebé debe de ser después de que se le caiga el cordón, recuerda que no lo puedes sumergir completamente hasta que hayan pasado 48 horas de este momento.

Para que el baño sea correcto debes de fijarte en estas características:

  • Agua

    Debe de estar a temperatura corporal de 37 grados. Recuerda cuidar mucho este punto para no lastimar la piel de tu bebé que está sensible.

  • Jabón

    La mejor opción es un especial para recién nacido, con eso se cuidará su piel.

  • Secado

    El secado debe ser a conciencia, secando cada pliegue y pedazo de piel del bebé. Hazlo con delicadeza para no irritarlo.

  • Rutina

    Se recomienda bañar al bebé a diario. Se puede hacer una rutina que le dará un momento de relajación.

  • Tina

    Recuerda realizar el baño en una pequeña tina especial para esta actividad, así podrás bañar mejor a tu bebé y no te arriesgas a un accidente.

Recuerda poner énfasis en cada parte del cuerpo, empezando por el pelo y siguiendo con orejas, nariz, manos, sin olvidar sus genitales.

Éste momento es uno muy bonito que puedes compartir con tu hijo, recuerda hacerlo con cuidado para que ambos lo disfruten.

Fuente: Canales Mapfre

Comentarios

comentarios