Para alargar la vida de tu colchón, dale la vuelta una vez cada dos semanas durante los primeros tres meses. Después bastará con una vez cada tres o cuatro meses.

Dale un buen soporte, cerciórate de utilizar una base fuerte, resistente y de alta calidad.

Déjalo respirar. Si detectas un ligero olor “a nuevo”, deja tu colchón y base descubiertos por unas horas, en un lugar bien ventilado. Un poco de aire fresco es la solución.

No lo dobles, porque los materiales internos podrían dañarse.

No permitas que los menores salten en su cama. Los niños pueden resultar lastimados y el maltrato puede dañar la construcción interna del colchón.

Te aconsejamos que uses un protector lavable de buena calidad para mantener el colchón protegido y fresco. Asegúrate que queda bien seco después de lavarlo para evitar la formación de hongos.

Aspira el colchón de vez en cuando para liberarlo de polvo y ácaros.

Para quitar las manchas, usa un jabón suave con agua fría o un limpiador de tapicerías. Cuando lo limpies, no uses productos químicos de limpieza en seco, pueden dañar el colchón y ser perjudiciales para la salud.

Protégelo contra la humedad; ventila la habitación antes de hacer la cama, así se evaporará la humedad absorbida por el colchón durante la noche.

Lava con frecuencia las sabanas y cobijas.

Cuándo cambiar de colchón

Asegúrate de que el colchón que elegiste hace años, continua siendo el adecuado para ti.

Observa que los materiales con los que está fabricado, mantienen sus propiedades funcionales, después de varios años de uso.

Observa detenidamente tu colchón para saber si es momento de cambiarlo: Si notas que…

  • Al presionar con fuerza sobre el colchón y deslizar la mano se notan bultos.
  • La parte superior del colchón está suelta o arrugada.
  • El colchón se hunde por la zona del medio.
  • Emite ruidos extraños al tumbarse.
  • Se ven deformidades notables en el colchón.
  • Los resortes internos del colchón empiezan a notarse sobre la superficie.

Ya es momento de cambiar de colchón. Recuerda que tu bienestar en el dia depende de tu descanso nocturno.

Qué hacer al momento de comprar un colchón

Preparación

Llega a la tienda con ropa cómoda. De esta manera, será más fácil averiguar si el colchón es cómodo cuando lo pruebes.

Comprar con tu pareja

Te animamos a que vayas a comprar tu cama con tu pareja y que prueben distintos modelos de colchón para conocer cual se adapta a las necesidades de descanso de ambos.

Examen de descanso

Siéntate en la cama. ¿Notas como el colchón soporta tu peso? Ahora, túmbate sobre tu espalda durante unos minutos, con los pies también sobre en el colchón. Relájate, cambia a la posición en la que normalmente duermes. El colchón debe adaptarse a los distintos puntos de presión del cuerpo, debe ser cómodo. Recuerda, el colchón más duro no es necesariamente el mejor.

 

Compra el colchón de mayor tamaño y más cómodo que te puedas permitir

Una buena noche de descanso y sueño perfectos es la mejor inversión que puedes hacer. Por tanto, te aconsejamos que compres el mejor colchón que puedas permitirte. Ten en cuenta que la mayoría de nosotros pasamos una tercera parte de nuestra vida en la cama. La inversión sólo te costará unos centavos por noche a lo largo de los próximos diez años.

Fuente:

colchonesokalia.com

Comentarios

comentarios