Por: María Dolores Rius Suárez:

Licenciada en Fisioterapia

Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez

Presidente de la Sociedad Mexicana para el Cuidado del Corazón

En la actualidad, el estilo de vida de un gran número de personas exige pasar demasiado tiempo en la misma posición, esto puede generar diferentes tipos de padecimientos, ya sea dolor de espalda, cansancio frecuente o debilidad, ya que el cuerpo sufre un desbalance al mantener posturas incorrectas por tiempos prolongados. Los músculos se pueden lastimar produciendo contracturas, lo que significa que un músculo se acorta como resultado de una contracción continua e involuntaria.

Además, la Organización Mundial de la Salud considera a la inactividad física como un factor de riesgo para presentar enfermedades cardiovasculares. La mayoría de las enfermedades crónicas no provocan una muerte repentina, sino que deterioran gradualmente a la persona, la buena noticia, es que puedes prevenir y controlar los factores de riesgo para vivir más y mejor.

Si quiere comenzar un plan de entrenamiento es recomendable acudir al médico. El experto, tendrá que valorar su capacidad funcional y evaluar si existen otros problemas asociados como diabetes, problemas musculares y articulares, presión arterial alta para poder brindar un consejo profesional  adecuado que resulte en la práctica de ejercicio de una manera más segura.

De esta manera, si se busca realizar ejercicio para mantener la salud cardiovascular, el programa de entrenamiento adecuado se basa en actividades planeadas y repetidas con un objetivo a lograr. Así, los movimientos que realizamos durante nuestra vida diaria no se cuentan como ejercicio, simplemente es actividad física.

Beneficios del ejercicio en el cuerpo:

Previene problemas respiratorios, controla niveles de presión arterial, colesterol y azúcar en la sangre, reduce la depresión y ansiedad, mejora la calcificación de los huesos previniendo la osteoporosis, aumenta y mejora la fuerza muscular, fortalece el sistema inmunitario, controla el peso corporal, mejora la digestión. Además, reduce el riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares, pulmonares, entre otras.

Recomendaciones para comenzar un estilo de vida más activo:

Si estableces acciones concretas, simples y metas realistas podrás lograr con éxito la implementación de una rutina de ejercicio. Aquí te dejamos unos consejos prácticos que puedes seguir para hacer el ejercicio parte de tu vida:

  1. Elige actividades que disfrutes. Puedes empezar con actividades sencillas como caminar.
  2. Invita a tu familia y amigos a hacer ejercicio, si lo haces acompañado es más divertido.
  3. De preferencia, haz el ejercicio a la misma hora del día, para que se convierta en una rutina.
  4. Puedes variar el tipo de modalidad de ejercicio, para que no sea monótono.
  5. Ponte ropa y calzado cómodo.
  6. Hidrátate bien.
  7. No te compares con alguien más, el ejercicio es personalizado.
  8. Sustituye un hábito innecesario por el ejercicio para conservar la salud.
  9. No te exijas mucho, la intensidad debe ser moderada.
  10. Comienza poco a poco: de manera gradual irás incrementando el tiempo e intensidad.

Tipos de ejercicio

Para conservar la salud los expertos recomiendan realizar dos tipos de ejercicio:

El ejercicio aeróbico se caracteriza por utilizar grandes grupos musculares, por ejemplo caminar, nadar o bailar. Se sugiere que este tipo de ejercicio sea diario, de intensidad moderada y prolongado, hasta 60 minutos.  Se recomienda utilizar calzado adecuado, para disminuir el impacto repetido en las articulaciones, ya que el sobreuso puede desgastarlas de manera temprana y provocar dolor. Es necesario usar ropa adecuada, para permitir una transpiración correcta durante el ejercicio.

El ejercicio de las cualidades físicas no aeróbicas, comprenden el desarrollo de la fuerza muscular, elasticidad y equilibrio o balance. Este tipo de cualidades son necesarias para la realización de las actividades que hacemos todos los días, como vestirnos, bañarnos o caminar. Si realiza estos ejercicios frente a un espejo, lograrás una postura correcta y así evitará lastimarse.

Para mantener un estilo de vida cardiosaludable, se debe seguir un programa de ejercicio, complementado con una dieta equilibrada.

El cuerpo humano trabaja en conjunto, por lo que recomendamos que trabajar todas las partes del cuerpo, derecha e izquierda por igual. Además, la carga se debe progresar, para que el cuerpo se adapte.

Recuerde que el movimiento es necesario para mantener un equilibrio en la salud, hasta el agua, si no se mueve, se estanca.

Comentarios