A veces resulta inevitable compartir artículos de limpieza cuando vivimos con alguien más. Sin embargo, es necesario tener en mente que esto no es lo más sano y que es mejor tener nuestros propios artículos. A continuación, te compartimos una lista de lo que jamás deberías compartir.

  • Barras de jabón

Podríamos pensar que no hay ningún problema con compartir una barra de jabón. Sin embargo, después de cada uso, el jabón se cubre de organismos de la piel que pueden ir desde gérmenes inofensivos hasta agentes patógenos. Es más probable que las bacterias, hongos y virus crezcan si la barra se mantiene en un plato mojado, ya que la humedad facilita este proceso.  Los expertos opinan que no es del todo dañino si el jabón se comparte con una pareja, ya que ambos cuerpos se encuentran ya aclimatados a la flora bacteriana de cada uno.

  • Toallas

Las toallas son un lugar de cultivo para los gérmenes, especialmente cuando se encuentran en un lugar húmedo. Las toallas con gérmenes pueden transmitir infecciones en la piel, como acné y conjuntivitis. Los expertos recomiendan lavarlas después de cuatro usos y secarlas por completo.

  • Esponjas

Debido a que nunca se secan por completo, es muy fácil que crezcan los hongos y virus de la piel muerta y que se multipliquen y que vivan en la fibra de la esponja. Al igual que las toallas, las esponjas pueden transmitir infecciones cutáneas.

  • Rastrillos

Al rasurarte, el rastrillo recolecta piel muerta mezclada con bacteria. Por lo tanto, entre más gente lo utilice, existe un mayor riesgo de contagio. Cabe mencionar que también pueden transmitir hepatitis y VIH, si existe una herida abierta.

  • Corta-uñas

A veces, debajo de las uñas hay protuberancias y hongos, los cuales podrían contagiarse.

 

Fuente: Buzzfeed Life

Comentarios

comentarios