De acuerdo con dos estudios publicados por Discover Magazine, el color rojo podría reducir la ingesta de bebidas y comida chatarra.

En el primer estudio, las personas bebieron menos de una taza roja que de una azul; en el segundo análisis, los voluntarios comieron menos aperitivos de un plato rojo que de uno azul o blanco. Según los científicos, estos resultados arrojan que el color rojo funciona como una señal de alerta, la cual trabaja fuera de nuestra conciencia, y de ese modo reduce el consumo de alimentos y bebidas.

Para la investigación, se creó un stand falso en el que se invitaba a los participantes a estar en un estudio que tenía que ver con diversas áreas de la psicología. Las personas que aceptaron, recibieron un cuestionario, que no tenía nada que ver con el propósito real de la investigación, y para contestarlo debía sentarse en una mesa donde deliberadamente se habían colocado 10 pretzels.

Los colores de los platos eran rojo, azul o blanco. Los investigadores invitaron a los participantes a comer los bocadillos mientras respondían las preguntas. Al final, se les pidió a los involucrados que evaluaran las frituras, respondiendo cuánto les habían gustado en una escala de 7 puntos ( 1 = nada, 9 = mucho), además de señalar la hora de su última comida.

Después de completar los cuestionarios, se les dijo a los individuos que el experimento había terminado y entonces, se observó el número pretzels que cada participante comió.

Ahora ya sabes, si estás tratando de perder unos kilos o guardar la línea, usa platos y tazas rojas.

 

Comentarios

comentarios