Frutas

Estos alimentos proporcionan un boost de energía instantáneo porque sus azúcares son fáciles de absorber. La naranja, mandarina, fresa, piña, guayaba y kiwi también contienen vitamina C, que ayuda a reforzar las defensas de nuestro cuerpo. Frutas como el plátano, melón y potasio son ricas en potasio, y tienen propiedades relajantes que ayudan a regular el ritmo cardíaco. Las frutas secas como higos, dátiles, pasas, ciruelas pasas y arándanos son altas en fibras y minerales.

Cereales integrales

Cuando de energía se habla, este tipo de alimentos serán tu mejor aliado, pues ayudan a mantener los niveles de la misma a lo largo del día. Tienes que agregar a tu dieta tortillas de maíz, avena, pasta integral, panes integrales y arroz.

Leguminosas

Son todas una expertas en estabilizar el nivel de azúcar en la sangre. Comienza a comer más seguido frijoles, lentejas, habas y garbanzos.

Verduras

Este tipo de alimentos son esenciales para mantener tu salud al 100%, ya que son una fuente de vitaminas, minerales y fibra. Te recomendamos que comas más frecuentemente brócoli, berros, espinacas, zanahoria y jitomate.

Alimentos de origen animal

Comerlos te traerá beneficios impresionantes, pues contienen vitaminas B que fortalecen el sistema nervioso, ayudan a que se formen anticuerpos y evitan que estés cansada. ¿Todavía no estás convencida? Te diremos específicamente cuáles son los mejores. Los lácteos, pero sólo leche y yogur bajos en grasa, y quesos frescos (panela, cottage, requesón y Oaxaca). El pescado es un alimento bajo en grasas saturadas, y rico en aceites de omega 6. Y por último el huevo es un excelente alimento, pero intenta no consumirlo crudo porque no se absorben las vitaminas correctamente.

Comentarios

comentarios