Sin los cuidados adecuados, el ejercicio puede causar daños en tu piel. Te explicamos qué hacer para que tu cuerpo no sea lo único saludable cuando salgas del gym.

ANTES

1. Cara lavada

Lo más recomendable es empezar con el cutis limpio. La combinación de sudor y maquillaje es lo peor para tu rostro. Cuando transpiras los poros se abren y tu maquillaje los puede tapar, haciendo que aparezcan granitos.

Si sientes que necesitas un poco de base lo mejor es usar una BB o CC Cream, ya que son las más ligeras.

2. Protégete

Si vas a hacer ejercicio en el exterior, el bloqueador es una obligación para prevenir el envejecimiento prematuro. Fíjate que la fórmula que escojas sea oil-free, para que tu tez respire y no sufras las consecuencias después.

Si es invierno, no te olvides de tus labios y aplícales un bálsamo para evitar que se resequen.

3. La vestimenta sí importa

Lo que usas te afecta más de lo que crees. Opta por ropa que te quede bien (ni tan suelta ni muy apretada) para evitar rozaduras, así como telas ligeras que ayudarán a que tu piel respire y no se tapen tus poros.

DURANTE

1. Limpieza al mil

No confíes en que los demás hayan limpiado las máquinas después de usarlas. Están llenas de bacterias, así que asegúrate de pasarles una toallita antibacterial antes de empezar tu rutina.

2. Recógete el pelo

Tenerlo en la cara es una distracción y también una de las principales causas de brotes de acné.

La grasa y el sudor se acumulan en la melena y pueden llegar fácilmente a tus poros, causando granitos. ¡Péinate bien y no dejes pelo suelto alguno!

3. ¡No te toques!

Evita tocarte el rostro mientras sudas, ya que cuando tu cuerpo se calienta tus poros se abren y son más susceptibles a las bacterias. Agarra una toalla y tenla contigo en todo momento.

DESPUÉS

1. Agua, agua, agua

Sudar te deshidrata, por lo que es importantísimo que bebas mucho líquido cuando acabes. Durante los siguientes 30 minutos después de hacer ejercicio, asegúrate de tomar mínimo un vaso para rehidratarte.

El agua natural siempre va a ser la mejor opción, pero también puedes probar con una de coco, para reponer electrolitos, o un poco de leche con chocolate baja en grasa, ya que te aportará proteína.

2. Refréscate

Lávate la cara inmediatamente. Si tienes la piel grasa usa un antiacné con peróxido de benzoilo o ácido salicílico. Para calmar la piel roja busca sueros compuestos de ingredientes calmantes, como té blanco, camomila o azuleno, que te ayudarán a que vuelva a su tono normal.

3. Momento de la ducha

Quedarte con tu ropa del gym puede hacer que te salgan granitos en zonas como la espalda o el pecho. Lo mejor que puedes hacer es bañarte justo después del ejercicio o en los 30 minutos siguientes.

Si por alguna razón no es posible, usa toallitas húmedas para limpiar las zonas en las que sudaste más, sólo evita hacerlo muy seguido.

4. Hidrátate

Aplica tus cremas humectantes por último. No tiene caso hacerlo antes del ejercicio, ya que las vas a sudar y pueden llegar a tapar tus poros. Pero es necesario que lo hagas al final, ya que ayudarás a tu cuerpo a recuperar el agua que perdió durante el entrenamiento.

Fuente: Cosmo

Comentarios